El crónico problema del agua en Israel
Israel Ministry of Foreign Affairs
*

 El crónico problema del agua en Israel

7/21/1998

 RASGOS DE ISRAEL
 
  El crónico problema del agua en Israel

La escasez de agua es un hecho de la vida diaria en Israel, donde la industria, la agricultura y la vida urbana moderna compiten entre sí por los limitados recursos hídricos de su medio ambiente, en gran parte semiárido. La pluviosidad no está distribuida uniformemente en el país y la temporada de lluvias es corta. Las cantidades anuales varían entre casi 1.000 mm. en el extremo norte del país y 31 mm. en su punto más meridional. La temporada de lluvias dura cuatro meses, de noviembre a febrero, con una pluviosidad que varía de año en año.

El consumo de agua, que emplea hasta el límite el suministro básico, ha obligado a Israel a construir un elaborado sistema de almacenamiento y distribución de agua y a buscar fuentes adicionales de agua. Esta búsqueda, que ha estado estrechamente relacionada con el desarrollo del país desde la década del treinta, ha conducido a encontrar maneras de transportar el agua a las áreas áridas, así como a soluciones no convencionales y nuevos métodos para aumentar los recursos existentes. Los problemas son abordados con espíritu innovador, desarrollándose métodos agrícolas de ahorro de agua, "siembra de nubes" y utilización de aguas residuales purificadas.

Suministro de agua

La cantidad total de agua que es práctica y económicamente apta para el uso - llamada "el balance de agua" - se estima en unos 1.700 millones de metros cúbicos al año. Esta cantidad también representa el máximo previsto de agua potable autorrenovable. Otros 200 millones de metros cúbicos de agua salobre puede utilizarse luego de pasar por procesos de desalación.

Aunque la pluviosidad total de Israel es varias veces mayor que el "balance de agua", sólo un tercio de éste es utilizable. Aproximadamente un 60 por ciento se evapora y un 5 por ciento fluye hacia el mar y es demasiado difícil o costoso recuperarlo. El 35 por ciento restante se filtra hacia el subsuelo, acumulándose en depósitos acuíferos naturales.

Israel cuenta con dos principales depósitos de agua fresca - uno bajo la sierra central que atraviesa el país de norte a sur, y el otro a lo largo de la llanura costera - y varios depósitos acuíferos más pequeños. La sierra de Judea y Samaria es el área de reaprovisionamiento natural de varios de los mayores y más importantes depósitos subterráneos. El agua de lluvia que se acumula en las superficies rocosas expuestas de las colinas se filtra a través de varios substratos, fluyendo en todas direcciones como aguas subterráneas. La región de Judea y Samaria contribuye a las corrientes subterráneas en los sustratos desde el Valle de Beit Sheán en el norte a Beer Sheva en el sur. Aproximadamente la mitad de los recursos de agua potable del país (650 m3 por año) proviene de esta área.

Consumo

Hoy en día Israel utiliza más del 95 por ciento de su balance de agua fresca y prevé que necesitará mayores cantidades en el futuro (ver Tabla). El consumo en todo el país durante 1994 fue de casi 2.000 millones de m3 . La diferencia entre ese consumo y el balance de agua de 1.700 millones de m3 fue cubierta bombeando en exceso aguas subterráneas y utilizando aguas residuales purificadas para la irrigación. El bombeo excesivo produce un déficit que deberá ser reabastecido eventualmente, y una serie de años secos en la década del ochenta aumentó el déficit a una magnitud equivalente a un año completo de consumo. Esfuerzos de conservación posteriores y el reaprovisionamiento activo de los depósitos acuíferos han mantenido a raya el problema.

Distribución

Un extenso sistema de distribución de agua permite al país superar las limitaciones en el suministro de varias áreas. El sistema comenzó con acueductos regionales y se expandió a sistemas interregionales. Desde entonces se ha desarrollado una red nacional, centrada en el Acueducto Nacional. Construido en un período de 10 años, el acueducto trasporta agua de las regiones del norte y el centro del país al sur semiárido, usando tubos gigantescos, acueductos, represas, túneles, embalses y estaciones de bombeo. La mayoría de los acueductos previamente independientes se han conectado a él, formando una red integrada desde Metula en el norte a Eilat en el sur, y desde el río Jordán hasta el mar Mediterráneo.

Considerado como uno de los más desarrollados y versátiles del mundo, el sistema distribuye en una hora la misma cantidad de agua proporcionada en todo 1937, y en un día la cantidad total distribuida en 1948. Sus 6.500 kilómetros de tuberías llegan a todos los rincones del país y suplen todas las necesidades.

Soluciones no convencionales y nuevas posibilidades

Luego de emplear casi todos sus recursos hídricos y a pesar de promover enérgicos programas de conservación, la cantidad básica de agua del país sigue siendo apenas suficiente. Por lo tanto, Israel desde hace tiempo considera como una misión nacional el aprovechamiento adecuado de los recursos existentes y buscar nuevas fuentes para el futuro. Estos esfuerzos se han centrado en los siguientes aspectos:

  • Utilización de las aguas desbordadas de las lluvias de invierno: estas aguas, recolectadas en lagos artificiales (de los cuales 120 fueron contruidos en la última década), son usadas para la irrigación y, cuando es posible, para reabastecer los depósitos acuíferos. Los lagos también retienen las aguas residuales purificadas y aguas en tránsito de una región a otra. El reabastecimiento de los depósitos acuíferos también ayuda a impedir la evaporación y, en las áreas costeras, la intrusión de agua de mar. Una vez bajo tierra, el agua es disponible para su bombeo cuando sea necesario.

  • Reutilización de aguas residuales residenciales e industriales purificadas: de aproximadamente 300 millones de m3 por año, ésta es la mayor fuente de agua que aún no se ha desarrollado plenamente. Más de un tercio de esta cantidad es utilizada hoy en día en la agricultura, especialmente para los cultivos de algodón y frutas, productos que no yacen directamente en la tierra. El resto es usado para reabastecer aguas subterráneas o simplemente se deja correr hasta los ríos y los mares debido a la falta de instalaciones de depósito.

  • Desalación: Israel cuenta con unas 30 plantas de desalación, la mayoría de ellas en el área de Eilat. Las más grandes utilizan el proceso de osmosis inversa para tratar 27.000 m3 diarios de agua salobre, supliendo así la mitad de la demanda de Eilat. Toda el agua salobre disponible en la región de Eilat-Aravá es desalada hoy en día. El futuro de la desalación se centra en el agua de mar como fuente y depende de que se encuentren maneras de hacer que el proceso sea eficiente en relación al costo.

  • Aumento de la pluviosidad: la siembra de nubes con cristales de yoduro de plata, llevada a cabo sobre la cuenca del Kineret desde 1976, ha aumentado la pluviosidad anual en el área en un 15 a 18 por ciento. La Organización Meteorológica Mundial mencionó el programa israelí como el único en el mundo que demuestra estadísticamente un éxito significativo.

  • Conservación: siendo el método más confiable y menos costoso para aumentar los recursos hídricos del país, el desafío que representa está siendo enfrentado en todos los sectores.

En la agricultura, los avances en la tecnología de la irrigación, como la irriagación por goteo y las microregaderas, han reducido la pérdida de agua en hasta un 20 por ciento. La irrigación utilizando métodos de administración computarizados incrementa estos logros.

En la industria, se están introduciendo gradualmente instalaciones especiales de reutilización y están siendo rediseñadas con fines de conservación las instalaciones de enfriamiento y otros aparatos de gran consumo de agua. Estas medidas han hecho de la industria un líder en la conservación de agua, con un aumento de consumo industrial calculado de 100 millones de m3 en 1989/1990 a 130 millones de metros cúbicos en el año 2.000.

En el gobierno municipal, los esfuerzos de conservación se centran en las mejoras de la efectividad administrativa, las reparaciones y el control de los sistemas de agua municipales. Los parques fueron puestos bajo un régimen de conservación que incluye la selección de plantas que requieren menos agua, el riego nocturno y con frecuencia mínima y la utilización de sistemas de riego tendientes a la conservación. Las medidas de conservación se aplican en todas las instituciones públicas bajo jurisdicción municipal, incluyendo a las escuelas.

En los hogares, instituciones centrales y municipales instan a los ciudadanos a ahorrar agua. La consigna "no derrochar ni una gota" es conocida en cada hogar en Israel, subrayando la dependencia de Israel de uno de sus recursos más limitados.

Mekorot

Mekorot Ltda. es la compañía nacional de agua de Israel, responsable por la administración de los recursos hídricos del país, el desarrollo de nuevas fuentes y asegura el suministro regular de agua a todos los lugares y para todos los propósitos. Fundada en 1937 y con sede en Tel Aviv, Mekorot ha cavado 1.300 pozos, ha instalado 700 estaciones de bombeo (más de 3.000 bombas en operación), ha construido 600 embalses y ha tendido 6.500 kilómetros de tuberías. Además, controla la calidad del agua en sus laboratorios biológicos, construye y opera plantas de desalación y fluorización, y realiza operaciones de siembra de nubes.

 
 
 
 
Press for print versionPrint version
  
Send To Friend
  
  
  
  
  
Share