El Programa de Administraciףn de Recursos de Aire de Israel
Israel Ministry of Foreign Affairs
*

 El Programa de Administraciףn de Recursos de Aire de Israel

7/21/1998

 RASGOS DE ISRAEL
 
Administración de recursos de aire de Israel

En Israel, así como en cualquier otro lugar del mundo, el rápido desarrollo tecnológico, la mejora en las condiciones de vida y el aumento en la densidad de la población han traído como resultado emanaciones contaminantes tanto de fuentes estacionarias como móviles. Las condiciones específicas de Israel - concentración de la población y la industria en la zona costera, pequeña superficie, variedad de recursos naturales y singulares rasgos geológicos, topográficos y climáticos - agravan los problemas de contaminación del aire.

Las principales fuentes de contaminación del aire en Israel son la producción de energía, el transporte y la industria. Dado que éstos están concentrados en gran medida en la zona costera, los más altos niveles de polución se han detectado en esta área. Las condiciones naturales para la dispersión de la contaminación en la atmósfera de la zona costera no son favorables, y hasta hace poco, han sido registradas en las zonas de Ashdod y la bahía de Haifa concentraciones relativamente altas de dióxido de sulfuro (SO2) emitidas principalmente por plantas de energía y las refinerías de petróleo. La intensa actividad industrial en la bahía de Haifa, junto a las difíciles condiciones de dispersión atmosférica causadas por la influencia del Mar Mediterráneo y la compleja topografía del Monte Carmelo, convierten a esta zona en una de las más problemáticas términos de contaminación del aire.

La rápida emergencia de plantas industriales en la vecindad de centros urbanos ha exacerbado los problemas de la contaminación del aire a lo largo de Israel. Las fuentes de polución incluyen plantas de cemento, canteras, empresas químicas y petroquímicas y varias otras industrias. El denso tráfico de vehículos contribuye también en forma decisiva a la contaminación del aire, causando altas concentraciones de óxido de nitrógeno (NOx), especialmente en los muy poblados centros urbanos de Tel Aviv, Jerusalem y Haifa. El problema se complica por la operación de camiones y autobuses diesel. El incremento de la motorización ha tenido un gran impacto en el deterioro de la calidad del aire, especialmente en la zona costera.

Principios de la Administración de Recursos de Aire

La política de calidad de aire de Israel se basa en los siguientes elementos: prevención de la contaminación del aire a través de la integración de consideraciones ambientales y planificación física; sistemas de vigilancia y control intermitente; legislación y aplicación de las leyes incluyendo normas ambientales y de emanación; investigación; cooperación internacional; tratamiento individual de las fuentes de contaminación; reducción de las emanaciones contaminantes de los vehículos motorizados.

En los casos en que es posible, los esfuerzos se centran en limitar la contaminación del aire por medio de una planificación física racional. La Ley de Planificación y Construcción, a través de sus Regulaciones de Declaración del Impacto Ambiental de 1982, cumple una importante función en la preservación de la calidad del aire restringiendo las emanaciones de contaminantes en las instalaciones planificadas, según estipulan las normas de emanación basadas en la Mejor Tecnología Accesible. Se exige la preparación de una declaración del impacto ambiental para cualquiera de los siguientes tipos de proyectos, si se considera la posibilidad de un significativo impacto ambiental: usinas eléctricas, vertederos de desperdicios peligrosos, minas, canteras e industrias ubicadas fuera de zonas industriales específicas, si se temiera que causen un claro daño ambiental sobre la localidad. Hasta la fecha, debido a la falta de regulaciones estatutarias referentes a las normas de emanación, los decretos individuales emitidos de acuerdo con la Ley de Supresión de Molestias han constituido uno de los más importantes instrumentos legales en Israel para controlar la polución del aire de las fuentes fijas existentes. Estas directivas administrativas incluyen estipulaciones específicas a los contaminadores sobre cómo evitar la polución del aire y se han emitido alrededor de veinte a empresas industriales, incluyendo algunas de los más antiguas usinas de energía de Israel, refinerías de petróleo crudo, plantas de cemento, plantas químicas y petroquímicas, canteras y otras fábricas. Limitaciones ambientales para evitar la contaminación del aire son introducidas también en las licencias empresariales para plantas problemáticas, en el marco de la Ley de Licencia de Empresas.

Nuevo Programa de Israel para la Administración de Recursos de Aire

A pesar de las grandes inversiones realizadas para la prevención de la contaminación del aire en los últimos años (especialmente en la reducción de las emanaciones de dióxido de sulfuro), la situación de la contaminación del aire en Israel sigue siendo insatisfactoria. Con la finalidad de lograr patentes mejoras en la supresión y prevención de la polución del aire, se redactó en 1994 un nuevo programa comprehensivo para la administración de los recursos de aire. Como consecuencia del programa, la clasificación de las prioridades ya está cambiando. Se está trasladando el acento de las normas de ambiente a estándards de emanación; se dirige mayor atención a soluciones tecnológicas para emanaciones contaminantes de fuentes permanentes; se está centrando la atención en la reducción de las emanaciones de vehículos; se están invirtiendo nuevos esfuerzos para controlar la niebla tóxica fotoquímica; se están adoptando medidas para el establecimiento de una red nacional de vigilancia y se han iniciado los preparativos para una comprehensiva Acta de Aire Libre destinada a proporcionar a Israel las herramientas estatutarias necesarias para la administración de sus recursos de calidad de aire de la mejor manera posible.

Vigilancia de la calidad del Aire

La obtención de datos precisos de carácter nacional sobre la calidad del aire es un pre-requisito para la formulación de un programa comprehensivo general de administración de la calidad del aire. La vigilancia de la calidad del aire en Israel empezó a comienzos de la década de los 70 en las áreas de Ashdod y Tel Aviv, colocándose el mayor acento en los contaminantes emanados por las plantas de energía Reading y Eshkol. Casi todas las 63 estaciones de vigilancia que operan actualmente en Israel están instaladas en las cercanías de las plantas de energía y de las grandes zonas industriales. La vigilancia es inadecuada o inexistente en las áreas industriales de Tel Aviv y Beer Sheva y la vigilancia de contaminantes procedentes de vehículos en los centros de las ciudades y las zonas densamente pobladas es, en el mejor de los casos, esporádica. Más aun, bajo condiciones meteorológicas y topográficas desfavorables, la polución puede ser transportada de una región a otra, afectando adversamente áreas que se encuentran a decenas de kilómetros de distancia entre sí.

Para cerrar la brecha de información y ayudar a un desarrollo de estrategias a largo plazo para la prevención de la contaminación, se están promoviendo ahora los preparativos de un sistema nacional de vigilancia del aire, que incluya un centro nacional de control para el almacenamiento, análisis y exhibición de datos. El multimillonario sistema estará basado en estaciones individuales de vigilancia del aire, centros regionales de control y un centro nacional de procesamiento de datos. Las estaciones individuales contarán con estaciones que vigilen las concentraciones contaminantes de las fuentes estacionarias, estaciones a la vera de las carreteras para vigilar el monóxido de carbono y los óxidos de nitrógeno que emanan de las fuentes móviles, y estaciones equipadas para vigilar las sustancias químicas que son transportadas por el aire. Se establecerán nuevas estaciones en cada región del país de acuerdo a escalas de prioridad determinadas que incluyen densidad de población, fuentes de polución y necesidad de datos para ser empleados en sistemas de control intermitente.

El programa está concebido como un programa trienal, dándose la primera prioridad el establecimiento de estaciones de vigilancia en el área metropolitana de Tel Aviv.

Contaminación causada por vehículos

Sin lugar a dudas, el mayor desafío en los próximos años será la significativa reducción de la contaminación proveniente de vehículos. A pesar de que la cantidad de vehículos motorizados se cuatriplicó en las últimas dos décadas, se ha hecho poco, tanto en lo que respecta a la legislación, como a la supervisión e inspección, para reducir las emanaciones. El tráfico urbano constituye una amenaza creciente a la calidad del aire en Israel. La densidad de vehículos ha aumentado de 34 autos por mil habitantes en 1954 a más de 230 hoy en día, llegando en la actualidad a 1,4 millones de automóviles. Se estima que hacia el año 2000 la cantidad de autos en Israel superará los 2 millones. Las fuentes de transporte son responsables de una enorme parte de la contaminación de monóxido de carbono del país y de un sustancial porcentaje de las concentraciones de plomo, hidrocarburos, óxidos de nitrógeno y partículas en el medio ambiente. Con la excepción del plomo, las concentraciones de todos esos contaminantes han aumentado dramáticamente en la última década.

Ya han sido instituidas algunas medidas para ayudar a eliminar el problema, y otras están en planificación. Todos los nuevos automóviles importados al país, a partir de los modelos 1995, deben estar equipados con catalizadores; se está llevando a cabo un paso gradual a la gasolina sin plomo, y el contenido de plomo de la gasolina común ha sido reducido de 0,42 gramos por litro en 1987 a 0,15% en la actualidad (se prevé que dentro de diez años se descartará por completo la gasolina con plomo). Se estima que hasta el año 2000 alrededor del 50% de los vehículos motorizados de Israel estarán equipados con catalizadores, y hasta el año 2025 lo estarán en su totalidad. Otras medidas que están siendo adoptadas o promovidas actualmente incluyen la promulgación de regulaciones para evitar las emanaciones de vehículos (tanto humo negro como monóxido de carbono), una mayor supervisión en las carreteras e implementación de las normas de emanación de acuerdo con las normas de la Unión Europea, restricciones al uso de vehículos particulares (particularmente restringir la entrada a los centros de las ciudades); estimular el uso de transporte público, campañas de información para aumentar la conciencia pública, promoción de investigaciones sobre la epidemiología de la respiración de las partículas suspendidas producidas por vehículos diesel y de sulfatos. Emanaciones de Contaminación de Aire

La producción y el consumo de energía son las principales fuentes de contaminación del aire en Israel a la luz del hecho de que el ahorro de energía en el país se basa actualmente en combustibles fósiles, especialmente petróleo y carbón. La posibilidad de importar gas natural para la producción de energía, como sustituto parcial de los combustibles basados en el petróleo, puede lograr una mejora sustancial en la polución del aire proveniente de esas fuentes. Estimaciones recientes sobre las cantidades de contaminantes emanadas a la atmósfera en todo el país por combustión revelan que con la excepción de tres contaminantes - óxidos de sulfuro, distintas partículas y plomo - las emanaciones de todos los contaminantes han aumentado drásticamente desde 1980.

Para proteger la salud humana y preservar el medio ambiente, la política ambiental debe basarse en varios principios: acción preventiva, el "principio de quien contamina, paga" y la cooperación entre los entes ambientales y económicos". Con la finalidad de implementar esta política, la legislación nacional está estableciendo metas para la minimización de los contaminantes del aire y se están estableciendo normas de emanación basadas en las mejores tecnologías. Se prevé que en 1996 se promulguen las normas de emanación para los siguientes contaminantes: partículas, complejos orgánicos volátiles, dióxido de sulfuro, sustancias gaseosas inorgánicas, partículas inorgánicas peligrosas y sustancias cancerógenas.

Una mirada al futuro

La industrialización y motorización de Israel están cobrando un elevado precio. Si bien Israel aún no sufre de serios episodios de contaminación del aire como sucede en algunas áreas urbanas en todo el mundo, la tendencia de los últimos años no ha sido alentadora. No obstante, nuevas normas exigentes, acompañadas de su implementación y la introducción de innovaciones tecnológicas para suprimir la polución del aire tanto de fuentes estacionarias como móviles, brindan una nueva esperanza. En los albores del nuevo siglo, las tendencias de contaminación del aire pueden cambiar de dirección.

 
 
 
 
Press for print versionPrint version
  
Send To Friend
  
  
  
  
  
Share