El Sistema Judicial
Israel Ministry of Foreign Affairs
*

 El Sistema Judicial

7/21/1998

 RASGOS DE ISRAEL
 
El sistema judicial

El Sistema de Tribunales

El sistema judicial actúa en Israel como salvaguarda del gobierno de la ley y de los derechos humanos, al igual que lo hacen instituciones similares en otros países. Sin embargo, la ausencia de una constitución completamente escrita, incluyendo una declaración de derechos, combinada con las regulaciones heredadas del Mandato Británico y la amplia autoridad del poder legislativo, pone al sistema judicial en Israel en una situación más importante y delicada.

El sistema judicial en Israel se divide en dos tipos principales: el primero, los tribunales generales, conocidos como juzgados civiles o regulares; y el otro, tribunales y otras autoridades con poder judicial. Las diferencias entre los dos tipos de institución son, entre otras, el alcance de su jurisdicción: mientras que la autoridad de los tribunales es general, la de los otros juzgados es limitada en términos de personas o asuntos, o en ambos aspectos.

La Ley General: los Tribunales

Israel es un estado unitario con un sistema único de tribunales generales. La Ley Básica: el Sistema Judicial establece tres niveles de cortes: la Corte Suprema, tribunales de distrito y los juzgados de paz. Los últimos dos son tribunales de justicia, mientras que la Corte Suprema es esencialmente una corte de apelaciones, que también opera como el Tribunal Supremo de Derecho. No hay jurados en Israel.

Tribunales de Magistrado (Juzgados de Paz)

Los Tribunales de Magistrado son los tribunales de justicia básicos del sistema israelí. Estos tienen jurisdicción sobre asuntos criminales en los que el acusado enfrenta cargos de una ofensa que acarrea una sentencia par potencial de hasta siete años de prisión. En asuntos civiles, estas cortes tienen jurisdicción en asuntos de hasta un millón de shékels (aproximadamente U$S 300.000). Estos tribunales tienen también jurisdicción sobre el uso y posesión de inmuebles. Los Tribunales de Magistrado actúan también como tribunales de tránsito, tribunales municipales, tribunales de familia y tribunales de demandas pequeñas.

Tribunales de Distrito

Los tribunales de distrito son juzgados de nivel medio en el sistema judicial israelí. Estos tienen jurisdicción sobre cualquier asunto que no sea pertinente exclusivamente a la jurisdicción de otro tribunal. En asuntos criminales, los tribunales de distrito ven casos en los que el acusado enfrenta más de siete años de cárcel. En los casos civiles, la jurisdicción de éstos se extiende a asuntos en que se diriman más de un millón de shékels (aproximadamente U$S 300.000). Los tribunales de distrito ven también casos relacionados con compañías y sociedades, arbitrajes, peticiones de presos y apelaciones sobre asuntos impositivos. Estas cortes ven las apelaciones a los juicios de los juzgados de paz.

En general, un panel está compuesto por un sólo juez de distrito. Se establece un panel de tres jueces cuando el tribunal ve una apelación a un juicio de un juzgado de paz, cuando el acusado enfrenta cargos con una ofensa que acarrea una pena de prisión de más de diez años, o cuando el presidente o vicepresidente del tribunal de distrito así lo deciden. Hay cinco tribunales de distrito en Israel.

La Corte Suprema

La Corte Suprema tiene jurisdicción para ver apelaciones a sentencias de los tribunales de distrito en casos criminales y civiles. Los casos que comienzan en el tribunal de distrito son apelables, por derecho, ante la Corte Suprema. Otros asuntos pueden ser apelados sólo con permiso de la Corte Suprema. La Corte Suprema tiene jurisdicción especial para ver apelaciones en lo relacionado a las elecciones a la Knéset, decisiones de la Comisión del Servicio Civil, decisiones disciplinarias del Colegio de Abogados de Israel, detenciones administrativas y peticiones de presos apeladas ante un tribunal de distrito.

El número de jueces en la Corte está fijado por una resolución de la Kneset. Actualmente cuenta con catorce jueces. Por consentimiento, el juez principal es el presidente de la Corte; el segundo en jerarquía, es el vicepresidente. El presidente de la Corte encabeza el sistema judicial de Israel.

La Corte Suprema se reune generalmente en paneles de tres jueces. El presidente o el vicepresidente de la Corte tienen el poder de ampliar el tamaño del panel a cualquier número primo de jueces. Además, cada panel tiene el poder de decidir la ampliación de su número. La Corte también puede decidir el inicio de una "audiencia adicional" en la que un panel de cinco o más jueces podrá reconsiderar un caso decidido por un panel más pequeño de la Corte Suprema.

Tribunal Suprermo de Derecho

La Corte Suprema también sesiona como Tribunal Supremo de Derecho. Esta función es única en el sistema israelí porque en su función de Tribunal Supremo de Derecho, la Corte Suprema actúa como corte de primera y última instancia. El Tribunal Supremo de Derecho efectúa revisiones judiciales de otras ramas del gobierno y tiene poderes "en asuntos en que considera necesario otorgar asistencia en interés del derecho y que no están contemplados dentro de la jurisdicción de ningún otro juzgado o tribunal".

Como Tribunal Supremo de Derecho, la Corte Suprema ve más de mil peticiones al año. A menudo estos casos son muy publicitados y ponen en tela de juicio actos de altos funcionarios gubernamentales. Por medio de su jurisdicción como Tribunal Supremo de Derecho respalda el gobierno de la ley y consolida los derechos humanos. Tribunales con Jurisdicción Limitada El sistema legal israelí reconoce varios tipos de tribunales, siendo los más importantes los tribunales marciales, los tribunales de trabajo y los tribunales religiosos. Estos tribunales se distinguen de la mayoría de los otros, tanto por su jurisdicción personal como material. Cada tribunal está compuesto de un sistema judicial con administración independiente y su propio sistema de apelaciones, que incluye jueces con capacitación legal.

Tribunales Marciales

Las cortes militares fueron establecidas por la Ley de Justicia Militar (1955). Estas son competentes para procesar soldados por ofensas militares y civiles. En vista que la ley define el término "soldado" incluyendo las fuerzas regulares del ejército - ya sea reclutas o militares de carrera - así como a aquellos en las fuerzas de reservas en servicio activo, la extensión de personas sujetas a la jurisdicción de los tribunales marciales en Israel es relativamente amplia. Los empleados civiles en el servicio militar y los prisioneros de guerra también están sujetos a dicha jurisdicción, con ciertas limitaciones. El sistema de los tribunales marciales incluye cortes menores y una Corte Marcial de Apelaciones. Los juzgados están compuestos de dos jueces oficiales y un juez presidente con capacitación legal. La corte de apelaciones se reune en paneles de tres, excepto en los casos en que el acusado enfrenta la pena de muerte o cuando el presidente de la corte o el fiscal general del ejército ordenan un panel ampliado. En estos casos, la corte se reune en paneles de cinco. Bajo circunstancias limitadas, las sentencias de las cortes marciales pueden ser apeladas directamente ante la Corte Suprema.

Tribunales de Trabajo

La Knéset estableció los tribunales de trabajo en 1969, reconociendo que la ley laboral requiere su propio sistema judicial para facilitar la consolidación de la experiencia acumulada, costumbres y decisiones sobre el tema y para interpretar las leyes laborales existentes y futuras. Los tribunales de trabajo consisten de juzgados regionales y el Tribunal Nacional. Los Tribunales de Trabajo Regionales son juzgados, mientras que el Tribunal Nacional ve las apelaciones. Este también se reune como juzgado en acciones entre dos gremlos o dos organizaciones patronales que "surgen de asuntos que atañen a las relaciones laborales" y en disputas entre las partes de un acuerdo colectivo referente a la existencia, aplicación, interpretación, implementación o violación de cualquier otro asunto que surja del acuerdo. Los tribunales de trabajo tienen jurisdicción para ver ofensas pertinentes a varias legislaciones. Sólo las decisiones en estos asuntos pueden ser apelados directamente ante la Corte Suprema. Sin embargo, el Tribunal Supremo de Derecho tiene jurisdicción para revisar cualquier decisión de una corte laboral, convirtiendo efectivamente a la Corte Suprema en una semi-corte de apelaciones de los tribunales de trabajo. Los juzgados regionales se reunen en paneles de tres miembros, compuestos por un juez y dos "representantes públicos" - uno, en representación de los empleados y el otro, en nombre de los empleadores. El Tribunal Nacional se reune en paneles de tres, cinco o siete jueces, según sea el caso. El tribunal está compuesto de jueces profesionales y representantes de los empleados y los empleadores.

Tribunales Religiosos

Mientras que los tribunales marciales y laborales no son exclusivos del sistema legal israelí, los tribunales religiosas sí lo son. El sistema legal israelí es único entre los sistemas legales modernos en la utilización de varias leyes sobre el status personal en el área de la ley familiar, que son atendidas por las cortes religiosas. Este fenómeno tiene raíces históricas y políticas: existía bajo el dominio otomano y fue conservado por los británicos luego de que conquistaran el país.

La fuente básica para la aplicación de la ley sobre el status personal y la jurisdicción de los diferentes tribunales religiosos se encuentra en la Orden Palestina en Consejo (1922). Esta orden estipula que "la jurisdicción en asuntos sobre status personal será ejercida... por los tribunales de las comunidades religiosas".

La orden también otorga jurisdicción a los tribunales de distrito en asuntos de status personal para los extranjeros que no son musulmanes, declarando que ellos "han de aplicar la ley personal de las partes involucradas". Con respecto a los extranjeros, esto fue definido como "la ley de su nacionalidad". La ley causal determinó que en lo que respecta a los no extranjeros, " la corte ... ha ... de aplicar la ley religiosa o comunal de las partes". La Orden Palestina en Consejo reconoció once comunidades religiosas: judíos, musulmanes, y nueve denominaciones cristianas. El gobierno israelí agregó a esta lista la Iglesia Evangélica Presbiteriana y los Bahai. La Knéset también puso en efecto la ley que otorga jurisdicción a los tribunales religiosos drusos.

Tribunales Administrativos

En Israel, como en muchos otros sistemas legales occidentales, hay una tendencia creciente a poner temas legales específicos en manos de tribunales administrativos especiales concebidos para cumplir funciones semi-judiciales.

El tipo más antiguo y común de tribunal administrativo fue concebido para operar como tribunal de apelaciones ante agencias administrativas que fijan beneficios sociales, montos impositivos o compensación por lesiones. Entre los muchos ejemplos en esta categoría está el tribunal que ve las apelaciones sobre compensación por lesiones resultantes del servicio militar y el tribunal que ve las apelaciones respecto a los montos de impuestos a la propiedad.

Más recientemente, la Knéset estableció tribunales que tienen un conjunto más amplio de funciones semi-judiciales. Por ejemplo, el Tribunal de Contratos de Formularios Normales considera las demandas referentes a términos injustos en los contratos de formularios normales y el Tribunal de Prácticas Comerciales Restrictivas, que desempeña un papel importante en la regulación de una amplia gama de prácticas anticompetitivas.

Supervisión de los Tribunales Especiales por parte de la Corte Suprema

La Corte Suprema supervisa todos los tribunales o juzgados fuera de los marcos generales del tribunal, garantizando que cada una de estas instituciones especiales no esté completamente separada del sistema judicial regular. La supervisión se realiza ya sea por medio de apelaciones o de peticiones al Tribunal Supremo de Derecho. La Ley Básica: El Sistema Judicial otorga jurisdicción a la Corte Suprema, en calidad de Tribunal Supremo de Derecho, "para ordenar juzgados, tribunales y entes o personas con poderes judiciales o semi-judiciales ante la ley... ver, dejar de ver o continuar viendo un asunto particular, o abolir un proceso incoado inapropiadamente o una decisión inapropiada". La misma sección da al Tribunal Supremo de Derecho autoridad más limitada en lo que respecta a las cortes religiosas.

La Independencia del Sistema Judicial

El éxito del sistema judicial en Israel, con la Corte Suprema a la cabeza, en la imposición del gobierno de la ley y la defensa de los derechos civiles es, en gran medida, un resultado de la independencia sustantiva y personal de la que gozan los jueces. El otorgamiento de una independencia sustancial está estipulado en la Ley Básica: El Sistema Judicial: "[una] persona a quien se le otorga poder judicial no debe, en cuestiones judiciales, estar sujeta a ninguna potestad fuera de la ley". Debe enfatizarse que el lenguaje general de esta sección se aplica a cualquier persona en quien se haya investido poder judicial, y no sólo a los jueces de los juzgados.

Además de su independencia sustancial, los jueces gozan de una amplia independencia personal, que comienza con el procedimiento para su selección y continúa durante todo su período en el cargo: los jueces son seleccionados por la Comisión de Selección Judicial, que está compuesta por nueve miembros: el Ministro de Justicia (presidente), otro ministro del gabinete, el Presidente de la Corte Suprema, otros dos jueces de la Corte Suprema, dos miembros de la Knéset y dos representantes del Colegio de Abogados de Israel. Las tres ramas de gobierno - ejecutivo, legislativo y judicial - y la profesión legal están representados en la comisión. La mayoría de los miembros de la comisión son abogados de profesión: los tres jueces de la Corte Suprema y los dos representantes de la profesión legal. Un candidato puede ser propuesto por el Presidente de la comisión, el Presidente de la Corte Suprema o tres miembros cualesquiera de la comisión. Se requiere el voto mayoritario de los miembros de la comisión para el nombramiento de un candidato.

Para ser nombrado juez de los juzgados de paz, un candidato debe haber sido inscrito o tener derecho a estar inscrito en la Lista de Miembros del Colegio de Abogados de Israel, y tener por lo menos tres años de experiencia profesional legal, ya sea como (a) abogado; (b) funcionario legal al servicio del estado; y (c) docente en derecho. Los nominados al Tribunal de Distrito deben tener por lo menos cuatro años de experiencia como jueces de los juzgados de paz o por lo menos seis años de experiencia profesional legal. Los jueces de la Corte Suprema deben haber servido por lo menos cinco años en el Tribunal de Distrito o tener por lo menos diez años de experiencia legal o estar calificado como "jurista eminente" (una categoría especial usada sólamente una vez en la historia de la Corte Suprema). Como asunto práctico, los nombramientos judiciales son apolíticos. Los jueces son seleccionados en base a sus calificaciones profesionales legales. Puesto que no hay jurados en Israel, el juez es el único con poder de decisión en un proceso judicial.

La independencia de judicatura continúa a lo largo de todo su período en el cargo. Su nombramiento es permanente y expira solamente con el retiro obligatorio a la edad de 70 años, una edad mayor que la permitida en los otros cargos públicos. Los jueces gozan de una inmunidad similar a la de los miembros de la Knéset. Un juez no puede ser removido del cargo excepto por decisión de una Corte Disciplinaria, consistente jueces nombrados por el presidente de la Corte Suprema, o por decisión de la Comisión de Selección Judicial a propuesta del Ministro de Justicia o del Presidente de la Corte Suprema. La decisión de la comisión debe estar apoyada por siete de sus nueve miembros. Los salarios y pensiones de la judicatura son determinados por la comisión de la Knéset y no se puede aprobar ninguna ley que proponga la reducción de los salarios de los jueces. Por ley, los jueces de la Corte Suprema reciben la misma remuneración que los ministros del gabinete y el Presidente de la Corte Suprema recibe el mismo salario que el Primer Ministro.

 
 
 
Press for print versionPrint version
  
Send To Friend
  
  
  
  
  
Share