Ezer Weizman
Israel Ministry of Foreign Affairs
*

 Ezer Weizman

7/11/2000

 
     
EZER WEIZMAN
(n.1924)

Séptimo presidente del Estado de Israel 1993 - 2000

 
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


El presidente Weizman recibe al Rey Juan Carlos I de España

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Ezer Weizman - general en jefe de la fuerza aérea y político, sobrino del primer presidente de Israel, profesor Jaim Weizmann, y actual presidente del Estado de Israel - prestó el juramento de su cargo el 13 de mayo de 1993, cargo que ocupó hasta su dimisión en julio de 2000.

Weizman nació en Tel Aviv en 1924, y creció en Haifa. Comenzó su larga carrera militar como piloto durante la Segunda Guerra Mundial, enrolándose en la Fuerza Aérea Real en 1942, a los 18 años de edad. Al regresar a la Palestina mandataria después de la guerra, Weizman fue uno del puñado de pilotos que fundaron el "Servicio Aéreo" de la Haganá. Sirvió como piloto de combate durante la guerra de Independencia comandando un escuadrón, y posteriormente (1958-66) fue comandante de la Fuerza Aérea Israelí, en cuya capacidad introdujo el uso de sistemas de armas electrónicas en la Fuerza. Durante la guerra de los Seis Días fue jefe de Operaciones del Estado Mayor, y luego subjefe del Estado Mayor. Se retiró en 1969 con el grado de general de división, y se dirigió a la política.

Persona franca de firmes posiciones políticas y vívida personalidad, Ezer Weizman mantuvo un alto y a veces muy provocativo perfil público, incluso mientras servía en el ejército. En las dos décadas y media que siguieron a su retiro de la carrera militar, Weizman desempeñó muchos puestos políticos claves. Dirigió la campaña electoral que llevó al líder del Likud Menajem Beguin al poder en 1977, después de cerca de treinta años en la oposición; ejerció como ministro de Defensa y fue miembro del equipo de negociaciones israelí en las conversaciones que culminaron con los Acuerdos de Camp David. En 1980 Weizman, que gradualmente moderó sus posiciones, se retiró de la política para dedicarse a una carrera empresarial. Regresó a la vida pública cuatro años más tarde, formó un pequeño partido independiente y sirvió como ministro de gobierno durante los siguientes seis años - primero como ministro para Asuntos Arabes, y luego como ministro de Ciencia y Tecnología. En 1992 se retiró de la política activa y un año después fue electo séptimo presidente del Estado de Israel.

Casi sin poderes reales, la presidencia es una institución que se basa en gran medida en el estilo. La fuerte personalidad de Ezer Weizman y su singular carácter, que han colmado cada misión que ha asumido - desde comandante de la fuerza aérea hasta ministro de gobierno - también han teñido su presidencia. Su modo simple y realista ha sido totalmente diferente de la imagen de estadista y "status elevado" que caracterizó a la mayoría de sus predecesores. Su singular carácter ha dotado a la presidencia de una informalidad y falta de reserva que refleja la cálida, dinámica e inestructurada naturaleza de la sociedad israelí. Así, el cargo ha pasado, en muchos sentidos, ha ser un reflejo del israelí típico - directo, familiar y sin protocolo, cándido y espontáneo.

Si bien el presidente Weizman ha realizado visitas oficiales a Gran Bretaña, India, Sudáfrica y Turquía, reuniéndose con líderes nacionales y judíos en sus viajes, se ha centrado más en Israel y sus ciudadanos - judíos, árabes y drusos - y en los vecinos inmediatos de Israel.

Además de sus visitas planificadas a diversas comunidades y su participación en eventos públicos de importancia, Weizman ha adoptado un programa presidencial que incluye visitas espontáneas y no planificadas íntimamente relacionadas al desarrollo de los acontecimientos, muchos de ellos trágicos. Así, durante la operación "Rendición de Cuentas" de julio de 1993 contra el terrorismo de Jizbalá, el presidente demostró su solidaridad con los ciudadanos de Israel que viven en la frontera norte visitándolos mientras sus localidades eran bombardeadas, permaneciendo en la noche con los habitantes, e incluso durmiendo en un refugio con soldados de las FDI. El presidente Weizman visita además a heridos en los hospitales y a los familiares de los caídos y de las víctimas de ataques terroristas en sus hogares. Weizman ha aplicado el único poder real de la presidencia - el derecho de otorgar indulto presidencial - a su modo personal, negándose a firmar algunos indultos recomendados por el Ministerio de Justicia.

El presidente Ezer Weizman renovó una institución establecida por uno de sus predecesores - un encuentro mensual de intelectuales y académicos llamado el "Grupo de la Biblia y las Fuentes Judías", dedicado a ecaminar y debatir temas judíos centrales. Este exclusivo y prestigioso círculo ha pasado un cambio, siendo ahora un "foro viajante". Las deliberaciones mensuales se llevan a cabo cada vez en otra localidad, sirviendo el ex juez de la Corte Suprema Menajem Eilón como moderador.

Recientemente, Ezer Weizman ha adoptado un papel más activo que los presidentes anteriores en los acontecimientos políticos - primero detrás de bambalinas y luego en forma pública - y sus acciones han sido fuente de controversia pública. Figuras políticas relacionadas con el proceso de paz se han reunido con Weizman, a pesar de que esto no es parte del protocolo diplomático. Más aún, el presidente ha criticado abiertamente las actuaciones del gobierno y ha intentado evitar el descarrilamiento del proceso de paz. Su singular diplomacia personal, su encanto y sus relaciones personales han abierto líneas de comunicación entre Israel, la Autoridad Palestina y Egipto.

 
 
Press for print versionPrint version
  
Send To Friend
  
  
  
  
  
Share