Las Fuerzas de Defensa de Israel
Israel Ministry of Foreign Affairs
*

 Las Fuerzas de Defensa de Israel

11/9/2003

 RASGOS DE ISRAEL
 
Las Fuerzas de Defensa de Israel

Israel no podrá nunca albergar la esperanza de equiparar a sus enemigos potenciales en términos de recursos humanos. No es miembro de ninguna alianza militar; por otra parte, no ha pedido, ni pedirá nunca, que fuerzas extranjeras vengan a su rescate. La adhesión estricta al lema "no permitiremos que jóvenes norteamericanos defiendan a Israel" se mantuvo hasta la Guerra del Golfo Pérsico, cuando Estados Unidos envió una dotación junto con los misiles Patriot.

Para hacer frente la diferencia numérica con sus enemigos potenciales, las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) han contado con un número de factores: utilización plena de los recursos humanos existentes por medio de la conscripción universal y obligatoria de ambos sexos por períodos relativamente largos; las reservas; la ventaja cualitativa de la mano de obra israelí; la superioridad de los equipos, siempre y cuando sea posible; y, finalmente pero no menos importante, el factor sorpresa, tanto en doctrina como en táctica y material bélico.

TROPAS

Conscripción

La conscripción comprende actualmente a todas las personas sanas al cumplir los 18 años de edad: tres años para los hombres y dos para las mujeres.

Se hacen exepciones para los estudiantes de yeshivot (seminarios religiosos), cuya movilización puede ser aplazada por el tiempo que duren sus estudios. Según la última encuesta, el número de tales aplazamientos representa aproximadamente el 6% de los que cumplen 18 años de edad. Esto ha sido un tema perenne de discusión política, pero la norma persiste.

Las FDI pueden acordar un aplazamiento de acuerdo a su propia iniciativa, cuando un estudiante se dedica un tema de particular interés. Así, un estudiante de medicina puede terminar primero sus estudios y luego cumplir con su servicio obligatorio en el Cuerpo Médico; similarmente, cada año se aplaza el servicio de un número de futuros ingenieros, técnicos, abogados, psicólogos, economistas, etc., hasta que terminen sus estudios. Las FDI también seleccionan cada año unos cuantos estudiantes sobresalientes en las ciencias exactas, quienes completarán simultáneamente un programa académico especial más corto, que culmina con un grado de B.S. y entrenamiento para oficiales; ellos se comprometen subsecuentemente a servir un número mayor de años, principalmente en la investigación y el desarrollo de armamentos.

Los nuevos inmigrantes no son reclutados durante su primer año en el país, a menos que renuncien al aplazamiento. Muchos de ellos toman esta última opción. El servicio militar para los recién llegados, conjuntamente con otros que llevan varios años en el país, ha demostrado ser una excelente herramienta para el éxito en la integración.

Las minorías nacionales están exentas del servicio, a excepción de los drusos. Los líderes drusos decidieron hace mucho compartir su suerte con el naciente estado judío y, como muestra de lealtad, renunciaron voluntariamente a la excepción a que tenían derecho. Algunas tribus beduinas tienen como tradición el servicio voluntario, principalmente como rastreadores, un arte en el que se han destacado por muchas generaciones.

El período de servicio para las mujeres es actualmente de dos años. Una mujer puede ser eximida del servicio en base a una declaración según la cual ella se opone a la conscripción por razones religiosas. Las mujeres casadas también están exentas y las mujeres que se casan durante su servicio obligatorio son dadas de baja.

La conscripción ha llegado a ser, en el transcurso de los años, una parte integral de la realidad social . En el pasado, no haber servido en las FDI era considerado una desgracia; es más, podía constituir un verdadero impedimento en la futura carrera civil.

Reservas

El sistema de reservas de Israel parte del supuesto de que cada ciudadano es "un soldado con once meses de licencia", como dijo un Jefe de Estado Mayor. El servicio de reservas está limitado actualmente a 45 días por año para los oficiales y suboficiales, y a 30 días para los soldados rasos. El servicio en las reservas es obligatorio hasta la edad de 55 años para los hombres y 50 años para las mujeres.

Israel no cuenta con ningún tipo de profundidad estratégica; puede ser objeto, como ocurrió en la Guerra de Yom Kipur, de un ataque por sorpresa. Por lo tanto, la celeridad de mobilización es una prioridad absoluta: 48 horas, incluyendo la distribución de equipos y el despacho de la unidad a su sector asignado en el frente, es considerado como el límite; 24 horas es la norma, pero hay unidades, en especial en la Fuerza Aérea, en que el límite máximo fue reducido a 12 horas.

Cumplir con el servicio de reservas causa muchas dificultades, especialmente a las personas jóvenes que están comenzando a establecerse. Hay interrupciones en los programas de producción, en los estudios universitarios, en el flujo normal de la actividad económica. A fin de minimizar el impacto, se establecieron una serie de comisiones mixtas civiles-militares para considerar peticiones de aplazamiento: ciertas industrias o servicios han sido declarados esenciales y su personal está exento del servicio de reservas; los estudiantes pueden aplazar sus exámenes y ninguno pierde un año a causa del servicio de reservas.

Los sueldos de los reservistas son tramitados a través del Instituto del Seguro Nacional. Los trabajadores siguen recibiendo su salario regular y los empleadores son compensados por el Instituto. Las personas independientes reciben una compensación hasta un límite específico.

A pesar de las dificultades, muchos reservistas añoran el reencuentro anual con sus compañeros: la camaradería, la vida a la interperie, el escape de la rutina diaria. Muchos también se voluntarizan para continuar en las reservas incluso después de alcanzar la edad de retiro estipulada por la ley.

Servicio Regular

Además de los conscriptos y los reservistas, las FDI comprenden un considerable número de soldados regulares. Ellos alcanzan los rangos más altos de las FDI: ciertos especialistas; un núcleo por cada unidad de reserva, principalmente para iniciar el proceso de llamado a las filas y para cuidar de los almacenes de la unidad. Los términos para el enlistamiento regular son flexibles: desde unos meses para los egresados de los cursos de oficiales; varios años para aquellos que han adquirido una profesión especial durante el servicio obligatorio a costa de las FDI, como los pilotos; hasta contratos renovables a largo plazo, de hasta cinco años

de duración. Las FDI están estructuradas para permitir a sus oficiales, incluso a los de más alto rango, seguir una segunda carrera luego de terminar su servicio militar. Esto es de vital importancia para garantizar la renovación constante del cuerpo de oficiales y para alentar a los individuos jóvenes y ambiciosos a que permanezcan en el servicio. Es bastante raro encontrar un general de más de 50 años de edad; por la misma razón, el período normal de servicio del Jefe de Estado Mayor no excede los cuatro años.

Rangos de oficiales en las FDI* y sus equivalentes

Seguen MishnéSubteniente
SeguenTeniente
Seren Capitán
Rav Seren Mayor
Sgan AlufTeniente Coronel
Aluf Mishné Coronel
TTat AlufBrigadier General
Aluf Mayor General
Rav Aluf Teniente General

* Rangos para el Ejército, la Fuerza Aérea y la Marina de Guerra

El ejército ofrece una serie de incentivos a sus reclutas para se interesen en prolongar su servicio, firmando un contrato para servir como soldado regular. Las FDI seleccionan su personal entre los mejores, los más preparados y los más motivados, los adiestra y capacita al más alto nivel posible, a fin de mantener la calidad existente de sus miembros.

EQUIPOS

Otro elemento de la estrategia de Israel para superar la diferencia cuantitativa con sus enemigos potenciales es el esfuerzo constante para lograr y mantener una ventaja cualitativa en lo referente a su equipamiento. Este es un tema muy delicado, ya que depende de la situación internacional y de las posibilidades de financiamiento, las cuales han favorecido en el pasado al bando árabe.

El acuerdo de venta de armas checo-egipcio de 1955 marcó la apertura gradual de todo el arsenal soviético, primero a Egipto y luego también a Siria e Irak. Enormes transacciones para la compra de armas entre los estados productores de petróleo - particularmente Arabia Saudita - y Estados Unidos ha resultado en un flujo contínuo de armamentos, que Israel ha debido tomar en cuenta a pesar de las garantías norteamericanas de que éstas no serán utilizadas contra Israel. Francia, que en un tiempo fue el principal (e incluso el único) proveedor de equipos militares de Israel, ha vendido desde entonces equipos equivalentes o más modernos a algunos estados árabes, incluyendo a Irak.

Consciente de la gran importancia de las FDI, y en particular de su equipamiento, para la superviviencia de Israel, la proporción relativa de su presupuesto de defensa es la más grande del mundo occidental, tomando en cuenta la considerable contribución de los Estados Unidos en forma de préstamos y subvenciones. En tiempos normales ésta ha alcanzado un nivel de aproximadamente un tercio del presupuesto total. El dilema constante que enfrenta Israel al preparar su presupuesto de defensa es la cuestión recurrente de cuánto se debe asignar a la producción y la adquisición en Israel y cuánto debe ser comprado en el exterior. Esto se refiere principalmente a la parte correspondiente a Israel en el presupuesto de defensa, ya que los préstamos y las subvenciones norteamericanas, con ciertas excepciones notables, son condicionados a la compra en los Estados Unidos y no pueden ser utilizados para comprar en otras partes, incluyendo a Israel.

En algunos casos las FDI decidieron proceder con el desarrollo de sus propios equipos, resultado directo de la decepción con las fuentes extranjeras de suministro. El Merkavá, el tanque de batalla israelí, fue desarrollado como resultado directo de que Inglaterra diera marcha atrás en la venta de sus tanques. Cuando Francia declaró un embargo a consecuencia de la Guerra de los Seis Días - obligando a Israel a recurrir a una variedad de estratagemas para sacar del Puerto de Cherbourg las torpederas por las que ya había pagado - la Marina de Guerra se dedicó a desarrollar en los astilleros israelíes su propia versión de la torpedera rápida, el Dabur. Un intento de desarrollar y producir un avión de combate multifuncional israelí, el Laví, fue abortado cuando el proyecto excedió con creces su presupuesto original.

Las industrias militares de Israel, en general, dependían de proveedores externos de plataformas, al tiempo que se concentraban en una gran variedad de materiales bélicos para transportar en ellas.

Grandes esfuerzos han sido invertidos en el desarrollo de cohetes de combustible sólido, a fin de incrementar el alcance de los misiles y de aeronaves no tripuladas para reducir el número de bajas. El misil mar-mar israelí, el Shafir, demostró ser útil y ha sido exportado. Se ha publicado información en el exterior sobre el estado avanzado del Jericó, un misil balístico de mediano alcance, con un alcance de 900 Kms. (es decir, suficiente para llegar a Irak). No obstante, cuando Saddam Hussein inició sus ataques con misiles sin provocación previa por parte de Israel, las FDI no estaban preparadas para defenderse efectivamente contra este tipo de ataque y se llevó a cabo una rápida operación aérea para proveer a Israel con misiles Patriot, que al final también resultaron ser inefectivos.

Para resumir, aunque las FDI están constantemente en busca de los mejores equipos que pueda procurar o producir, no ha habido en el pasado, ni habrá en el futuro, ninguna garantía de que la ventaja material estará siempre de parte de Israel. Esto aumenta la importancia de los demás factores mencionados arriba.

CONSIDERACIONES OPERACIONALES

Tal vez la decisión operativa más importante para el futuro de las FDI fue adoptada en sus comienzos, cuando se decidió que debería constituir un servicio unificado, encabezado por un sólo Jefe de Estado Mayor - su comandante en todo aspecto práctico, sujeto únicamente a la autoridad general del Comandante en Jefe, el Gobierno, a través del Ministro de Defensa. Hubo mucha oposición a esta decisión. Tanto el modelo británico como el norteamericano prescribían otra cosa.

Jefes de Estado Mayor
Yaacov Dori 1948-49
Igal Yadín 1949-52
Mordejai Makleff 1952-53
Moshé Dayán 1953-58
Jaim Laskov 1958-61
Tzvi Tsur 1961-63
Itzjak Rabín 1964-68
Jaim Barlev 1968-72
David Elazar 1972-74
Mordejai Gur 1974-78
Rafael Eitán 1978-83
Moshé Levy 1983-87
Dan Shomrón 1987-91
Ehud Barak 1991-95
Amnon Lipkin-Shahak 1995-98
Shaul Mofaz1998-

La decisión fue adoptada por las siguientes razones: las dimensiones y la forma del país; la necesidad de coordinar estrechamente cada tipo de operación con las fuerzas terrestres; la necesidad de economizar en efectivos y evitar la redundancia; la necesidad de optimar los procedimientos de procuramiento y unificar el entrenamiento y los métodos de entrenamiento, a fin de facilitar la cooperación entre los servicios.

El Jefe del Estado Mayor es el único oficial con el rango más alto - Rav Aluf, equivalente a Teniente General. Inmediatamente bajo su mando están los mayores generales - Aluf - jefes de las divisiones del Cuartel General, comandantes especiales y territoriales y los comandantes de la Fuerza Aérea y la Marina de Guerra. Estos últimos sirven en dos funciones: como miembros del Estado Mayor son acesores del Jefe de Estado Mayor en asuntos comprendidos en sus respectivas áreas; y al mismo tiempo son los comandantes de sus respectivas ramas. Hasta ahora este sistema ha funcionado bien. Ha impedido, entre otras cosas, el establecimiento de fuerzas aéreas separadas para el Ejército y la Marina de Guerra - que, en el caso de Israel, habría constituido un derroche.

Israel está dividido en tres comandos territoriales - Norte, Centro y Sur - cuyos límites coinciden con las fronteras de los países vecinos: Líbano y Siria al norte, Jordania al este y Egipto al sur. Estos son comandos de batalla. En caso de guerra cada comandante territorial debe asumir el comando de todas las fuerzas en su territorio y guiarlas en la batalla.

Además, hay un número de comandos funcionales no territoriales. Estos son los Cuerpos Blindados, el Comando de Fuerzas de Campo, el Comando de Nájal y el Comando de Entrenamiento.

Los Cuerpos Blindados fueron establecidos antes de la Guerra de 1956 a fin de incentivar a la conversión de una gran parte de la Infantería en Blindados, para coordinar el entrenamiento y unificar la doctrina. El Cuartel General del Cuerpo está constituído de tal manera que, con notificación mínima, puede funcionar como el comando independiente de una formación, mayor que la división del establecimiento fijo, a ser asignado a un comando territorial de acuerdo a los eventos.

El Comando de las Fuerzas de Campo, por otra parte, es relativamente reciente. Fue creado luego de la Guerra de Yom Kipur, cuando se halló que un gran número de tanques fueron destruidos por el enemigo, especialmente con misiles TAO, porque los blindados operaban sin la infantería o con insuficiente coordinación con ella. El Comando de las Fuerzas de Campo reúne bajo un mismo techo a los cuerpos de Infantería, Artillería, Blindados e Ingenieros - para entrenamientos conjuntos y operaciones combinadas.

El Nájal - acrónimo de Noar Jalutzí Lojem (Juventud Pionera Combatiente) - es un remanente y descendiente del Palmaj (la fuerza de asalto de la Haganá). Ya que el pionerismo - especialmente en la agricultura, abrió nuevos territorios para el asentamiento y el refuerzo de los asentamientos fronerizos - tiene un alto nivel de prioridad en la defensa general del país, los soldados de Nájal de ambos sexos reciben la oportunidad de hacer las dos cosas. Muchos de los asentamientos que se encuentran en el mapa de Israel fueron originalmente puestos de avanzada de Nájal.

ESTRUCTURA TACTICA

El Ejército

La infantería es considerada aún como la "reina del campo de batalla" - por razones históricas, actuales y futuras.

Históricamente, porque se remonta a los días de la Haganá, más que cualquiera de las otras ramas. Aunque la mayoría de las brigadas que participaron en la Guerrde Independencia fueron desbandadas, dos de ellas - Golani y Guivati - se han mantenido hasta el día de hoy como formaciones regulares, con tradiciones y memorias propias. Estas brigadas recibieron boinas especiales para destacar su legado común y particular. Actualmente, debido a que la infantería regular es la principal responsable de garantizar la seguridad, mantener la ley y el orden en los territorios administrados y combatir el terrorismo - especialmente las incursiones de Hizbalá a lo largo de la frontera norte, la infantería es suplementada con otras unidades: Nájal y paracaidistas, y por las reservas. Es en gran parte gracias a ellos que el resto de el ejército puede dedicar su tiempo y energía a su principal tarea - la preparación para la guerra total. Después de todo, un enemigo en la guerra es derrotado en forma definitiva sólo cuando la infantería del otro beligerante hace guardia frente a sus cuarteles generales, y una guerra termina sólo cuando la infantería de un bando ocupa el territorio en conflicto.

La historia bélica de los paracaidistas es mucho más corta, pero no menos destacada, que la de las brigadas Golani o Guivati. Su hora de gloria se produjo durante la Campaña del Sinaí, cuando - por primera vez - se lanzaron en medio de un campo de batalla en el Paso de Mitla. Desde entonces el paracaidismo se ha convertido más que nada en una práctica de entrenamiento para la formación del carácter, y no una preparación para la batalla; los helicópteros han reemplazado paulatinamente el paracaídas como un vehículo de "flanqueo perpendicular".

Los paracaidistas comparten con Golani y Guivati las tareas diarias y los ejercicios de entrenamiento. La tensión inherente entre un ejército de civiles de base amplia por una parte - y de unidades de élite para tareas especiales por la otra - fue resuelta de manera satisfactoria por una unidad especial - Sayeret Matkal. Varios jefes de Estado Mayor lo han comandado en diferentes períodos de sus carreras; entre sus operaciones más conocidas y osadas está la liberación de los rehenes en Entebe: Operación Yonatán.

En la Haganá - una organización clandestina - la unidad más grande que participara en una operación táctica era el pelotón. Hoy en día la Ugdá (división) es la mayor formación permanente, que opera según un modelo triple: tres pelotones por compañía; tres compañías por batallón; tres batallones por brigada; tres brigadas (aunque difieren según su carácter: blindados, infantería blindada, paracaidistas) por Ugdá. También se ha agregado un rango: Tat-Aluf, equivalente al rango de Brigadier General. En cada nivel fueron agregadas las unidades de apoyo y servicio necesarias.

Por encima del nivel de la Ugdá, y en un nivel inferior a los Comandos Territoriales, existe un número de personales estructurales que son activados siempre y cuando haya un número considerable de divisiones en un sólo frente. Estos personales no tienen un establecimiento fijo y se le asignan fuerzas de acuerdo a las labores que deban cumplir.

Los Comandos Territoriales comprenden no sólo la zona fronteriza de cada comando, sino también la retaguardia civil. Los tres Comandos Territoriales - Pikudim en hebreo - cubren todo el país. Luego de la Guerra del Golfo, se estableció un Comando de Retaguardia para liberar a los Comandos Territoriales de los problemas de defensa civil, primeros auxilios, bomberos, evacuación de heridos, cierre de áreas, vivienda alternativa y pago de compensaciones - los cuales deben ser efectuados simultáneamente.

Durante la Guerra del Golfo, el personal de la Defensa Civil gozó de una rara publicidad: sus hombres y mujeres fueron los primeros en aparecer en los lugares atacados; su unidad de equipos pesados, que había adquirido experiencia durante la Guerra del Líbano y luego de los terremotos en México y Armenia, tiene fama de poder hacer milagros para encontrar y rescatar a las víctimas atrapadas bajo los escombros.

La Fuerza Aérea

La Fuerza Aérea debe cumplir la formidable tarea de ganar tiempo en el caso de un ataque por sorpresa, para permitir al resto de las FDI movilizar sus fuerzas. Por lo tanto debe mantenerse en estado de máxima preparación y disposición. En estados de máxima alerta, sus pilotos deben esperar en las cabinas de comando de sus aviones. Es difícil para los que vienen de afuera imaginar las implicancias de un país sin profundidad estratégica, con un total de 20.000 Km2 - 26.000 Km2 contando los territorios administrados - un país que el que casi no hay punto que no esté a más de 50 Km. de la frontera - dos o tres minutos de vuelo en una aeronave moderna; una fracción de ese tiempo para un misil relativamente primitivo.

Desde el comienzo Israel se concentró en aviones de combate y caza-bombarderos. Un avión dedicado exclusivamente al bombardeo era considerado un lujo en términos de adquisición y mantenimiento. A pesar de esa limitación, las FDI lograron la supremacía aérea en 1967 al destruir en tierra la Fuerza Aérea de Egipto. Después de esa guerra, tal hazaña difícilmente será posible de repetir: la dispersión de las aeronaves en el país y en el exterior; la construcción de hangares subterráneos de concreto; y el emplazamiento de señuelos cada vez más sofisticados - impedirán que tal cosa vuelva a ocurrir. Para compensar por el relativamente corto alcance de sus aviones, la Fuerza Aérea ha desarrollado una notable capacidad de llenado de combustible en vuelo. Esto ha adquirido particular importancia luego de la evacuación de la Península del Sinaí, incluyendo las bases de avanzada, de acuerdo al tratado de paz egipcio-israelí.

La Fuerza Aérea recibió un duro castigo durante los primeros días de la Guerra de Yom Kipur. La mayoría de las bajas de las FDI fueron resultado de fuego anti-aéreo en grandes cantidades de una sofisticada artillería de fabricación rusa y los entonces modernos misiles tierra-aire SAM. La aviación demostró nuevamente su poderío en los combates aéreos durante la Guerra del Líbano; en el transporte a larga distancia durante la Operación Entebe; y en el bombardeo de precisión cuando destruyó el reactor nuclear iraquí Osirak, de fabricación francesa, desde larga distancia y sin bajas.

Aunque su escuadrilla de aviones de combate, en su mayoría F15 y F16 norteamericanos, ha ocupado el centro de la atención recientemente, también se han destacado otras ramas de la Fuerza Aérea. Su escuadrilla de helicópteros se ha reforzado con aeronaves Cobra más modernas y grandes para aumentar su capacidad de transporte de un mayor número de tropas terrestres, de manera rápida y segura, desde y hacia el campo de batalla. Sus helicópteros de evacuación de bajas, propiamente equipados, han logrado un récord de velocidad y seguridad en el traslado de los heridos a los hospitales de base.

Poco comentado en tiempos normales, pero súbitamente muy importante, es el hecho de que la Fuerza Aérea es responsable por el sistema de defensa anti-aéreo del país - incluyendo los radares y otros instrumentos de advertencia; patrullas aéreas; y misiles anti-aéreos. Durante la Guerra del Golfo quedó en claro que las FDI no poseen una respuesta defensiva adecuada a uno de los misiles más primitivos, relativamente, el Scud, que durante un número de años ha estado en manos de Irak y Siria. El misil anti-misiles Jetz (Flecha), un desarrollo conjunto israel-estadounidenense, estará en operación a fines del siglo y proveerá una respuesta adecuada a esta amenaza.

La Marina de Guerra

La Marina de Guerra tardó en encontrar su plena justificación, pero cuando lo hizo obtuvo un éxito merecido. Luego de haber descartado, en el trascurso de los años, los barcos de gran calado - muchos de los cuales fueron utilizados para transportar "inmigrantes ilegales" en los tiempos del Mandato Británico, y otros que adquirió más tarde - se ha concentrado en torpederas pequeñas, rápidas y multifuncionales de diferentes tamaños y formas y la secreta "Flotilla 13" con sus buzos y dotaciones de demolición subacuática.

El desempeño de la Marina de Guerra durante la Guerra de Yom Kippur fue descrito con razón como el único sin derrotas iniciales. Desde entonces se ha estado preparandpara otra guerra general contra las marinas de guerra árabes y ha llevado a cabo la tarea poco espectacular de patrullar la costa y protegerla día a día contra merodeadores y ataques terroristas.

Dos importantes percances pesan en la memoria colectiva de la Marina de Guerra. El primero fue el hundimiento del Eilat con un misil Styx, de fabricación rusa, frente a la Franja de Gaza en 1967, evento que sirvió como recordatorio de que una tecnología superior es suficiente para compensar los defectos en otras áreas. El misil mar-mar Gabriel - la respuesta israelí al Styx - fue desarrollado subsecuentemente. El segundo suceso, que hasta el día de hoy está envuelto en una capa de misterio, fue la desaparición del Dakar, uno de los primeros submarinos de la Marina de Guerra, en su primer viaje desde Portsmouth a Haifa (1968), poco después de informar sobre su entrada al Mediterráneo. Toda su tripulación, 69 hombres en total, pereció en las profundidades del mar. Aunque un número de ejércitos amigos ofrecieron su ayuda en la búqueda - la Marina de Guerra de Egipto fue de especial ayuda - no se ha encontrado una pista sobre la ubicación del submarino ni las causas de su súbita desaparición.

El programa de submarinos de la Marina de Guerra fue suspendido por varios años, pero fue reiniciado a finales de la década del ochenta, sólo para ser abandonado nuevamente luego de un amargo debate úblico sobre cuestiones presupuestarias en 1990. El programa fue retomado nuevamente en 1991, gracias a la República de Alemania. Consciente de los problemas de Israel con Irak, de los cuales no podía desentenderse del todo (varias compañías y expertos de Alemania proporcionaron tanto el "know-how" como los implementos a los iraquíes para la fabricación de sus misiles) accedió a financiar el programa de submarinos de las FDI. Paradójicamente, éste podría ser una de las consecuencias de mayor alcance de la Guerra del Golfo.

* * * * *

Mujeres en uniforme

El Palmaj (la fuerza de asalto de la Haganá), creado antes que el estado y las FDI, había otorgado igualdad a las mujeres: derechos iguales y tareas iguales, al menos teóricamente. Algunas mujeres, aunque pocas, se inscribieron en cada curso asequible en ese tiempo - y otras participaron en las batallas.

Poco después del establecimiento de las FDI y, en éstas, de Jen (acrónimo de Jeil Nashim - Fuerza Femenina - que significa "gracia" en hebreo), se decretó la remoción de las mujeres de las posiciones en el frente. El principal argumento para la implementación de esta decisión fue la posibilidad de que cayeran an manos enemigas como prisioneras de guerra. Era justo y equitativo, se argumentó, exigir de las mujeres igual sacrificio y riesgo; pero el riesgo de caer prisioneras y ser violadas o molestadas sexualmente era infinitamente mayor que el riesgo que corrían los hombres.

Desde entonces, las mujeres, aunque entrenadas en el uso de las armas y preparadas para deberes en el frente, no han sido permitidas en unidades de primera línea. Luego de una decisión de la corte Suprema en 1994, las mujeres ahora pueden entrenarse en la Fuerza Aérea como pilotos o navegantes.

Aunque la conscripción de las mujeres es de sólo 24 meses actualmente y una gran proporción son eximidas por varias razones, hay una relativa abundancia de mujeres en el servicio militar. Esto ha permitido a las FDI asumir un número de funciones nacionales, pero no estrictamente militares. Las soldadas son empleadas, luego de un mínimo entrenamiento especializado, como maestras o asistentes de maestros en áreas fronterizas, a nivel de jardín de infantes o en la educación primaria; ayudan a nuevos inmigrantes a aprender el hebreo; y asisten a los soldados a completar su educación secundaria. Una categoría especial, compuesta casi exclusivamente por mujeres, es la de instructoras de geografía e historia de Israel, principalmente historia de las FDI y sus antecedentes, que enseñan en todas las escuelas y campamentos de entrenamiento de las FDI.

Las mujeres también son mayoría entre los instructores de Gadná (batallones juveniles) en las escuelas secundarias. Ellas son responsables en gran parte de la organización de grupos de voluntarios de las FDI en el exterior: una forma de identificación que permite a los jóvenes que viven en el extranjero a pasar algún tiempo en bases de las FDI, realizando tareas no militares.

Finalmente, aunque no es menos importante, las soldadas sirven como sargentos de bienestar social, quienes ayudan a las familias de los soldados cuando surge la necesidad.

Minorías Nacionales

Las minorías nacionales - musulmanes, cristianos, drusos y circacianos - tienen esto en común: todos hablan árabe y tienen lazos familiares y de otros tipos allende las fronteras. En vista que los enemigos potenciales de Israel se encuentran al otro lado de las fronteras; en vista que una guerra contra los árabes crearía un insuperable conflicto de lealtad entre los reclutas; en vista que, por otra parte, las sospechas sobre su confiabilidad no podrán desaparecer del todo, se decidió que era mútuamente conveniente excluir a estos ciudadanos de la conscripción. Una fórmula legal apropiada fue ideada para legitimizar este arreglo.

Pero hay excepciones a la regla. Los drusos firmaron en 1948 un pacto de no agresión con las FDI y subsecuentemente sus ancianos acordaron que se aplique la conscripción a los jóvenes de su comunidad. Ellos actúan principalmente como guardas fronterizos, una formación paramilitar subordinada a la policía, en la que han logrado distinción y altos rangos. Luego de la guerra de 1967 también contribuyen al control policial de las áreas administradas.

Soldados de varias tribus beduinas sirven como voluntarios en unidades regulares de la infantería como rastreadores, un arte que han perfeccionado durante muchas generaciones en el desierto. Ellos se han destacado en sus tareas y continúan sirviendo a pesar de haber sufrido un número considerable de bajas.

* * * * *

Las FDI han dado gran importancia al cuidado de los heridos, la rehabilitación de los incapacitados, la liberación de los prisioneros de guerra y el entierro de sus muertos, lo cual constituye un apoyo importante para la normalmente alta moral de sus tropas. Un soldado que va a la guerra sabe que si resulta herido no será abandonado en el campo de batalla sino que recibirá atención médica, rápida y efectivamente; si es tomado prisionero, no será olvidado y no se escatimarán esfuerzos para traerlo de vuelta a casa; si muere, las FDI harán lo máximo para que tenga una sepultura digna y su viuda e hijos recibirán asistencia del estado.

Esta aparente fuente de fortaleza frecuentemente ha demostrado también ser una fuente de debilidad. El gobierno ha sido criticado por someterse al chantaje y pagar a las organizaciones terroristas un precio exorbitante por la liberación de prisioneros - en un caso más de 1.000 terroristas detenidos fueron canjeados por tres prisioneros de guerra - lo cual las alienta a dedicarse a sus actividades con mayor vehemencia. En al menos un caso - las negociaciones con Siria, a través del secretario de Estado norteamericano, luego de la Guerra de Yom Kipur - Israel hizo sustanciales concesiones a cambio de una lista de prisioneros de guerra - una lista que el gobierno sirio estaba obligado a entregar, rápida e incondicionalmente, según las convenciones de Ginebra de las cuales es signatario. Además, y lo que es más importante, la extrema sensibilidad de Israel por las bajas ha sido percibido como una fuente de vulnerabilidad: sus enemigos llegaron a la conclusión de que si se inflige un número suficientemente grande de bajas, el gobierndo deberá ceder ante la presión interna - independientemente de las consecuencias militares. No obstante ello, las FDI han perseverado, otorgando un alto nivel de prioridad a la seguridad de sus soldados y de su población civil. Este es tal vez el logro del que Israel está más orgulloso - a pesar de las dudas ocasionales - y una fuente constante de fortaleza.

El Monte Herzl en Jerusalem, donde se encuentra la tumba de Theodor Herzel, visionario del Estado Judío, es el cementerio militar más importante del país. Allí están enterrados los que cayeron en las batallas por Jerusalem y en ataques terroristas, así como los jerosolimitanos que cayeron en otras partes. Aquí son honrados los soldados sin tumba - las víctimas del Dakar y el Eilat, los soldados judíos palestinos de la segunda Guerra Mundial cuyos barcos fueron hundidos en el Mediterráneo. En todo el país hay cementerios similares. Más de 20.000 sepulturas - con una lápida simple y la misma inscripción. Una vez al año, en vísperas del Día de la Independencia, se realizan servicios de conmemoración por cada uno de ellos, a los que asisten los ministros del gobierno y los miembros de la Knéset. Al sonido de la sirena todo el país se detiene para recordar a sus caídos. Ellos son, como dice el famoso poema, "la bandeja de plata sobre la cual la nación recibió su independencia", y sobre la cual es preservada su independencia.


* Dr. Netanel Lorch, Ph.D; Tnt. Coronel (r); embajador y ex-Secretario General de la Knéset, es el fundador de la División de Historia de las FDI, autor de "Al Filo de la Espada" (Putnam's 1961. reimpreso en Military Classics, Easton Press 1991), "Una Larga Guerra" (Keter 1976), "Escudo de Sión" (Howell Press 1992) y "Los Mayores Debates de la Knéset" (UPA y JCPA 1993).

 
 
 
 
Press for print versionPrint version
  
Send To Friend
  
  
  
  
  
Share