Modelos de Jerusalem
Israel Ministry of Foreign Affairs
*

 Modelos de Jerusalem

3/4/2003

 
     
Modelos de Jerusalem:
cuatro períodos en la historia de la ciudad
por Lili Eylon

 
   

Las antiguas piedras de Jerusalem, la capital de Israel, están imbuidas de su milenaria historia. En el año 1000 AEC el Rey David hizo de la ciudad, ubicada en el centro del país, su capital. A través de los siglos, Jerusalem se convirtió en lugar sagrado para las tres mayores religiones monoteístas, ha sido una ciudad de lugares de culto, de vida comunitaria y desarrollo cultural, como también un foco de conflicto. Hoy en día, es una metrópoli en crecimiento que enfrenta el desafío de la vida urbana junto a la preservación de su singular naturaleza histórica y espiritual.

El visitante puede ver en Jerusalem, maquetas que muestran a la ciudad en cuatro períodos de su historia:

 

 
 

Fotos cortesía de Yad Yitzhak Ben-Zvi (Sarit Uziely)
 
JERUSALEM EN EL PERIODO DEL PRIMER TEMPLO

Aproximadamente 3000 años atrás, el Rey David hizo de Jerusalem su capital. Salomón, su hijo, expandió la ciudad y erigió el Templo a Dios.

Relatos de la época indican que la construcción del Primer Templo comenzó en el cuarto año del reinado de Salomón, llevando siete años hasta su término. Durante cuatro siglos sirvió de lugar de culto central en el país. Su fama entre las naciones de la región descansaba en el esplendor de su fachada y en sus diseños interiores, y por albergar en su seno el Arca Sagrada de la Alianza. El Templo estaba ubicado cerca del palacio real y gozaba del patrocinio real. En el año 586 AEC, fue arrasado por los babilonios.

Cómo era la Jerusalem del período del Primer Templo? Una maqueta de la antigua ciudad, preparada bajo los auspicios de Yad Yitzjak Ben-Zvi, se expone en una modesta casa en el corazón del barrio judío de la Ciudad Vieja de Jerusalem. Planificada como un instrumento didáctico para la enseñanza de la historia de Jerusalem, la maqueta está hecha a una escala de 1:250, cubriendo una superficie de 35 metros cuadrados. Réplicas en miniatura de estructuras de piedra, así como también del muro fortificado fueron diseñados basándose en el testimonio arqueológico. El arqueólogo Dan Bahat, experto en Jerusalem, es el consejero científico de este modelo.

Un espectáculo de luz y sonido es presentado varias veces al día en hebreo, inglés, francés y ruso; por medio de lentes especiales el visitante se embarca en un "paseo" tridimensional por los lugares de la Jerusalem Bíblica. Aquí se ha puesto un particular énfasis en el planificado sistema de cisternas para el conducto del agua, cavado en la roca durante el reinado de los Reyes de Judea. En este paseo por el pasado, el visitante aprende sobre la conquista de Jerusalem por el Rey David 3.000 años atrás, sobre la construcción del Templo, la perforación del Túnel Siloam (para salvaguardar el abastecimiento de agua de la ciudad) y sobre los horrores y la devastación babilonia, en la conquista de la ciudad en el siglo VI AEC.

El Primer Templo no ha sido reconstruido: si bien descripciones detalladas aparecen en fuentes bíblicas, hasta la fecha no se han encontrado evidencias arqueológicas. Por dicha razón el edificio, en el modelo, está presentado esquemáticamente por una caja.

Sin embargo el mito del esplendor del Templo y sus tesoros, aún persiste. A comienzos del siglo XX, un teólogo y poeta finlandés, Walter H. Juvelius tuvo la idea de excavar en la ciudad de David, que está ubicada en una colina al sur de la actual Ciudad Vieja, y es, de hecho, el lugar original de la ciudad de Jerusalem. Por la interpretación de ciertos pasajes bíblicos, Juvelius creía que el tesoro del Primer Templo podía ser encontrado. Quiso la suerte que se encontrara con el Capitán Montague Parker, un joven oficial recientemente dado de baja del ejército británico, al que convenció que tomara parte en su plan. Parker tenía la ventaja de su posición social y sus conexiones familiares, que le permitieron recolectar una suma de dinero con la que comenzar las excavaciones, en busca de los tesoros del Rey Salomón. A los inversionistas se les prometió una gran parte del tesoro cuando éste fuera encontrado. Parker dirigió la expedición que llegó a Jerusalem en 1909 y comenzó a excavar en la Ciudad de David y en el Túnel Siloam, que él creía lo llevaría al Monte del Templo.

Un prominente arqueólogo, asociado con la Escuela Bíblica, el padre Vincent, acompañó las excavaciones. Mientras otros miembros de la expedición proseguían la excavación de los canales, del Túnel Siloam y de otros sistemas antiguos de cisternas, Vincent se dedicaba a documentar los hallazgos.

Con la asistencia de expertos traídos de Europa, Parker excavó a través de un complejo sistema de canales en su intento de penetrar en el Monte del Templo. El trabajo se llevó a cabo en un severo invierno, con las constantes amenazas de desprendimientos de tierra y el colapso de los canales - y fue mantenido el secreto por espacio de dos años (1909-1911).

En la primavera de 1911, cuando el capitán Parker se dio cuenta que las autoridades otomanas no le permitirían continuar las excavaciones, sobornó a algunos funcionarios del Wakf (religiosos musulmanes), y juntos con algunos de su gente, penetraron en el Monte del Templo y continuaron las excavaciones. Fue rápidamente decubierto, y los miembros de la expedición tuvieron que abandonar el país.

Sin embargo, el interés en este asunto continuó y los periodistas se preguntaban si los tesoros del Templo habían sido descubiertos y escondidos. Pero la expedición de hecho no encontró ninguno de los tesoros del Templo.

Exhibidos junto con el modelo se encuentran los bosquejos de Vicent y los mapas de los canales conductores del agua, así como sus fotografías (en placas de vidrio). También hay recortes de periódicos en varios idiomas acerca del revuelo que causara la excavación.

En 1911, el padre Vincent publicó su libro "Bajo la Tierra de Jerusalem" en el que relata las excavaciones: sus hallazgos son consultados hasta hoy en día por los estudiosos del período del Primer Templo.

 
 

Foto cortesía del Hotel Holyland
 
JERUSALEM EN EL SIGLO I EC

"Como una montaña nevada que brilla al sol" - así es como Flavio Josefo, el historiador del siglo I, describe el aspecto del Segundo Templo, contruido en mármol de tres diferentes matices. Hoy día es muy poco lo que recuerda, en forma de una evidencia concreta el esplendor del Templo: sólo resta el Muro Occidental, remanente del enclave del Monte del Templo, así como también los recientes descubrimientos arqueológicos, descripciones literarias, representaciones en monedas y el fresco en el muro de la sinagoga del siglo III en Dura Europos, en Siria.

Sin embargo, un observador interesado puede ver el modelo (escala 1:50) de Jerusalem en el período del Segundo Templo en el Hotel Holyland, ubicado sobre un monte en la moderna Jerusalem. Israelíes y turistas, así como grupos de escolares, vienen a ver el modelo y a estudiar sobre la ciudad antes de su destrucción en manos de los romanos en el año 70 EC.

El modelo fue construido por la iniciativa y financiamiento del Sr. Hans Kroch y bajo la supervisión del eminente arqueólogo el profesor Michael Avi-Yonah de la Universidad Hebrea. El profesor Avi-Yonah, a su turno, basó su trabajo de investigación en los escritos de Flavio Josefo, en el Nuevo Testamento, en fuentes judías como la Mishná y el Talmud, y en tradiciones con referencia a edificios importantes de la época.

El profesor Avi-Yonah supervisó la construcción del modelo y su renovación hasta su muerte, en 1974. La Sra. Eva Avi-Yonah diseñó los planos de todo el modelo, así como los cortes y fachadas de la mayor parte de los edificios. Hasta donde fue posible, el modelo fue construido con materiales que se usaban en la época del Segundo Templo: mármol, cobre y hierro, piedra y madera.

El Dr. Yoram Tsafir de la Universidad Hebrea, quien desde la muerte del profesor Avi-Yonah, ha estado a cargo de la actualización del modelo conforme a los últimos descubrimientos arqueológicos, explicó que puede haber algunas inexactitudes en el modelo, pero que éstas son mínimas.
Por ejemplo, el circular Teatro Herodiano, - ahora se sabe que su ubicación no es la correcta. "Pero ya que que no sabemos cuál fue la ubicación exacta del teatro en aquella época, lo dejamos donde está", explica el profesor Tsafir, que es un experto en las épocas Helenista, Romana y Bizantina. Explica que hallazgos arqueológicos recientes apuntan también a un cambio en la vía de acceso al Templo. "Ahora sabemos que la entrada era por el sur", dice el arqueólogo.

Probablemente la más imponente parte del modelo son las murallas, algunas de 70 cm. de altura - 35 mts. de alto en la realidad. La antigua Jerusalem estaba defendida por tres de esas murallas por el lado norte, el más vulnerable, mientras que una sola muralla era suficiente para defender sus lados occidental, sur y este, debido a las profundas quebradas que circundaban la ciudad por esos tres lados.

Igualmente imponentes son las tres torres construidas por el Rey Herodes (37-4 AEC) para proteger su palacio. La más grande, de 45 mts. de altura, se llamó Fasael, en nombre del hermano de Herodes; la segunda, Hippicus, 40 mts. de altura se llamó así por un desconocido amigo del rey; y la tercera, 27.5 mts. de altura, se llamó Mariamne, por la esposa de Herodes, a quién él amaba, pero que de todas formas condenó a muerte. Esta torre está más adornada que las otras dos, porque, en las palabras de Josefo, "el rey consideraba apropiado que esa torre, llamada así en nombre de una mujer, superara en decoración a las otras dos".

El palacio de Herodes, que está siendo rediseñado en el modelo en este momento, consistía en dos edificios, cada uno con su sala de banquetes, baños y dormitorios para cientos de invitados. El palacio estaba circundado por arboledas, estanques de agua y senderos de paseo.

La colina al este de palacio, la Ciudad Alta, estaba habitada en los tiempos bíblicos, pero quedó desierta después de la conquista babilonia de Jerusalem en 586 AEC. Durante el reinado de Herodes y en el siglo I, la Ciudad Alta, nuevamente poblada, era el barrio residencial de la aristocracia de Jerusalem y de las familias sacerdotales. La Agora Alta, rodeada de pórticos, era el "forum", lugar en el que los ciudadanos se reunían para efectuar su comercio. Otro lugar de reunión, éste en el Monte del Templo, era el "Salón Real" construido por Herodes - uno de los edificios más grandes en todo el Imperio Romano.

Se observa claramente en el modelo el lujo de las construcciones individuales, restos de las cuales fueron recientemente descubiertas, la mayoría en las excavaciones en el Barrio Judío. Los edificios, incluían habitaciones decoradas con frescos y mosaicos, baños, cisternas y baños rituales. Uno de esos edificios, descubierto en 1970, es conocido como la "Casa Quemada". Llena de implementos de uso diario en el siglo I EC, fue completamente quemada como resultado de la conflagración que redujo a cenizas la Ciudad Alta en el año 70 EC.

La única fuente de recursos de agua de la ciudad en ese período, la monumental piscina de Siloam, se distingue muy claramente en el modelo. Se alimentaba de las aguas de la vertiente Gihón desviadas a través el Túnel de Ezequías construido en el siglo VIII AEC.

También son visibles el muro Occidental y el Segundo Templo, construido por los que volvieron de Babilonia bajo el mandato de Zerubabel (siglo VI AEC). Similar al Templo de Salomón, pero menos decorado, fue ampliado por el rey Herodes y transformado en el majestuoso edificio que se muestra en el modelo. Las importantes secciones del Templo incluían patios separados para hombres, mujeres y sacerdotes, así como para el Sanctasantórum. La "Puerta Hermosa" conducía al patio de las mujeres, más allá de ese lugar no se permitía la pasada a las mujeres. La Puerta de Nicanor (llamada así por un rico judío de Alejandría que donó la puerta), que se distingue por su color cobrizo, conducía desde el patio de las mujeres hacia uno más al interior; al que se llegaba por una escalinata de caracol de 15 escalones en la que los Levitas cantaban y hacían oír música.

"El modelo, que necesita de constantes restauraciones y mantenimiento" dice el profesor Tsafrir, "sirve para mostrar al visitante cómo se veía Jerusalem en el período del Segundo Templo". Uno puede, por supuesto, estudiar el modelo y después visitar las actuales excavaciones en la Ciudad Vieja de Jerusalem.



 
 

Foto cortesía del Museo Torre de David
 
JERUSALEM EN EL SIGLO XIX

Quien visita Jerusalem, generalmente comienza su gira por la Ciudad Vieja en la Puerta de Yafo. La Torre de David, el Museo de la Historia de Jerusalem está ubicado próximo a la magnífica Ciudadela. Métodos modernos, incluyendo fotografías y copias de artefactos originales, exhibiciones audio-visuales, ilustraciones y mucho más, conjugan ante los ojos del visitante una colorida procesión de hechos de la abirragada historia de Jerusalem. Toda Jerusalem se encuentra allí, desde sus antiguos comienzos hasta el siglo XX.

Si el visitante, al entrar al jardín arqueológico, baja unos 60 escalones y entra a una antigua cisterna, encontrará ante sí cara a cara un cuadro de Jerusalem, tal como era en el siglo XIX - en forma de un extraordinario modelo, construido por un húngaro católico, Stefan Illes, originario de Bratislava, que en ese tiempo formaba parte del imperio Austro-Húngaro.

El área del modelo, construido a una escala de 1:500, se extiende desde el Monte de los Olivos, al este, hasta el Complejo Ruso (cuya construcción comenzó en 1858), al oeste; y desde el manantial de Ein Rogel en el sur hasta más allá de la Puerta de Damasco en el norte. Se encuentran aquí incluidos los cuatro barrios de la Ciudad Vieja, el Monte del Templo, el Monte de los Olivos, la aldea de Silwán en el lugar de la Ciudad de David y la Ciudadela (la Torre de David, utilizada por los Turcos Otomanos como fortaleza, y por los británicos como lugar de reunión para actividades culturales). Figuran aquí también representados los primeros barrios judíos construidos fuera de las murallas, en la mitad del siglo XIX: Mishkenot Shaananim, el primero de estos barrios (construidos entre 1857 y 1869), terminando con su molino de viento así como también la Pileta del Sultán (hoy en día lugar de grandiosos espectáculos). Las recién construidas sinagogas Hurva y Tiferet Yisrael, que más tarde fueran destruidas durante la ocupación jordana de la ciudad, pueden verse en el barrio judío. Solamente seis puertas están representadas a lo largo de las murallas de la ciudad: la Puerta de Yafo, la Puerta de Damasco, la Puerta de los Leones, la Puerta de la Misericordia (Puerta de Oro), la Puerta de las Basuras y la Puerta de Sión. La Puerta de Herodes, que no se encuentra en el modelo, fue reabierta en 1874, y la Puerta Nueva se agregó sólo en 1889.
La Iglesia Alemana de la Redención está marcada por una bandera alemana solitaria, mientras que la Ciudadela de David estaba rodeada todavía por el foso, siendo más tarde llenado para la visita del Kaiser alemán Wilhelm II (1898).

El modelo es rico en detalles: Illes no sólo reprodujo cada calle y pasaje de la ciudad y casi cada edificio, sino que también incluyó banderas en las iglesias, un pequeño cañón que aún se encuentra en el techo de una de las torres de la Ciudadela, líneas del telégrafo, que fue instalado en la ciudad a mediados de la década de los 1860, e incluso indicaciones de algunas tiendas. Lo que falta en el modelo son figuras humanas, pero, como explica Débora Lipson, del museo, los residentes de Jerusalem, - a esta escala, - tendrían una altura de 3 milímetros. Con un peso de aproximadamente una tonelada, el modelo está construido en 8 módulos para facilitar su transporte, y está hecho de láminas de zinc martillado montado sobre una plataforma de madera.

De hecho es un modelo extraordinario de la Jerusalem del siglo XIX, que fue redescubierto tan sólo unos pocos años atrás en una despensa en Ginebra el que encontrara su camino a la capital de Israel se debe a una simple coincidencia.

Un encuadernador de profesión, Illes vino a Jerusalem en 1860. Trabajó en el Monasterio Franciscano de San Savior antes de abrir su propio negocio. Siguiendo la moda de construcción de maquetas de los siglos XVIII y XIX, Illes construyó, según se sabe, otros dos modelos, además del que se exhibe en el Museo de la Torre de David: uno de la Jerusalem bíblica y el otro, de su época: la Jerusalem de 1880. Nadie ha descubierto hasta ahora el paradero de esos modelos. Y nadie sabe tampoco qué pasó con Illes después que se alejara de Jerusalem, en 1880.

Illes construyó su modelo específicamente para la Feria Mundial de Viena en 1873, donde se lo exhibió en el pabellón otomano. Eso quizás justifica la posibilidad de algunas inexactitudes deliberadas por parte de Illes: construyó el Domo de la Roca dos veces más grande que sus medidas reales y las murallas de la ciudad tienen una altura el triple de lo real. Llevó consigo el modelo por Europa con la esperanza de venderlo y recolectar fondos para la construcción de otros dos modelos de Jerusalem. En Ginebra logró su cometido en 1878, cuando los 10,000 francos que él pedía por su trabajo, fueron recolectados por algunas familias prominentes de Ginebra, incluyendo Gustave Moynier, uno de los fundadores de la Cruz Roja Internacional. Por más de 40 años el modelo fue exhibido en la Casa de la Reformación, una asociación privada evangélica que asumió los derechos legales de propiedad.

En 1920, la Liga de las Naciones tomó el local en arriendo y el modelo tuvo que ser sacado. Fue transferido al ático de la Biblioteca de la Universidad Púbica de Ginebra, donde fue "provisionalmente" depositado por espacio de 43 años. Se lo exhibió en 1963 por un corto período, antes de ser almacenado en el Palacio Wilson donde quedó finalmente olvidado.

Entonces, un día, Rehav Rubin, un geógrafo historiador de la Universidad Hebrea, obtuvo una referencia del modelo mientras preparaba un curso sobre antiguos mapas de Jerusalem. Uno de sus estudiantes, Moti Yair, húngaro de nacimiento, que reconoció el nombre de Illes como húngaro, decidió encontrar más información sobre el modelo y su constructor. Unos pocos días más tarde, sentado frente a una taza de café junto a otros estudiantes en la biblioteca de la Universidad, Yair contó cómo se las arregló para seguir los pasos del modelo hasta Ginebra en 1878, llegando allí a un punto muerto. Otra estudiante, Arianne Littman, que dentro de poco tiempo iba a viajar a Ginebra en vacaciones y que lo escuchaba, se ofreció a seguir allí la búsqueda del modelo. Su padre, David Littman, a quien ella contó la historia, tenía planeado encontrarse con un veterano bibliotecario en la Biblioteca de la Universidad Pública de Ginebra al día siguiente. Como sucede a veces, la suerte jugó su papel, el bibliotecario sabía lo referente al modelo y ayudó a encontrarlo. Unos pocos meses después, la Casa de la Reformación, ofreció por unanimidad el modelo a Jerusalem en calidad de préstamo permanente. Y así, a los 100 años de su construcción, el modelo volvió a casa. Fue restaurado en el museo Israel y se encuentra en exhibición en el Museo Histórico de Jerusalem en la Torre de David - único agregado al inmenso conglomerado que se exhibe en él.



 
 

Foto cortesía del Centro Jerusalem
para la Planificación de Ciudades Históricas
 
LA JERUSALEM ACTUAL

El modelo de la Jerusalem moderna, que se encuentra en el edificio principal de la Municipalidad de Jerusalem es tan realista que cuando se lo mira, inmediatamente se ubica una calle determinada e incluso un edificio específico. Como miniaturas, los autobuses, los automóviles y los árboles presentan una imagen liliputiense de la palpitante ciudad, dándole un aura de realidad. En este modelo a escala 1:500, incluso la altura de los árboles es proporcional a los verdaderos que crecen en Jerusalem.

"Lo que motivó la creación de este modelo fue la intensificación del desarrollo junto con la unificación de Jerusalem y la necesidad urgente de preservar los muchos sitios históricos", explica Kobi Ariel, director del Centro Jerusalem para la Planificación en Ciudades Históricas, lugar en que se encuentra la maqueta. "En nuestro modelo adoptamos una aproximación realista", agrega, "debido al atractivo universal que ejerce Jerusalem. Además del interés espiritual, religioso e histórico de la ciudad, sentimos que es fascinante desde el punto de vista arquitectónico. Nuestro modelo está destinado primeramente, a ser un instrumento de conocimiento para los arquitectos, planificadores y promotores, así como para aquéllos involucrados en el proceso de toma de decisiones en nuestra municipalidad. Los arquitectos con proyectos específicos in mente, pueden intentar sus ideas en el modelo. Con la ayuda de una retroacción visual, el modelo permite que meses de discusiones abstractas se transformen en decisiones rápidas".

La razón de esa eficiencia es la flexibilidad del modelo. De construcción modular, cada una de las 48 unidades está colocada sobre ruedas y puede moverse, ser sacada y así ser actualizada continuamente. Las unidades representan 7 kilómetros cuadrados del distrito comercial de la ciudad, el complejo gubernamental, la zona cultural de Jerusalem y parte de la Ciudad Vieja. Actualmente el modelo crece en todas las direcciones; dentro de poco será incluido el resto de la Ciudad Vieja, el campus de Guivat Ram de la Universidad Hebrea, el Valle de la Cruz y los dos principales museos - el Museo Israel y el Museo de las Tierras Bíblicas.

El modelo fue originalmente constrido por Richard Harvey, originario de los Estados Unidos, con la ayuda de estudiantes de arquitectura del Tejnión de Haifa; llevando 15 años de trabajo. Actualmente retirado, Harvey continua involucrándose en la construcción de agregados para el modelo.

Este modelo es una parte integral del Centro Jerusalem para la Planificación en Ciudades Históricas, localizado en el complejo municipal. "El objetivo del Centro es comprender problemas urbanos y llegar a soluciones adecuadas", dice Ariel. "Enfocamos una ciudad con significado histórico. Ciudades históricas en todo el mundo enfrentan problemas similares, de cómo preservar y ampliar sus barrios y edificios de interés histórico-cultural y al mismo tiempo, adaptarse a las exigencias de la vida moderna, como ser la creación de nuevas áreas residenciales, provisión de transporte adecuado, etc."

Una de las metas principales del Centro es llegar a ser un foro para planificadores y diseñadores tanto locales como internacionales, un lugar de reunión para el intercambio de ideas. Entre los visitantes se incluyen grupos de expertos, profesionales individuales, que tratan con problemas municipales y Ministros de la Vivienda. Además, la Conferencia Internacional de Alcaldes, que se reúne cada año en Jerusalem, lleva a cabo una de sus sesiones en el Centro, estudiando y discutiendo el modelo y sus aplicaciones a las realidades locales de cada participante.

Actualmente, con sus usos profesionales, el modelo también funciona como instrumento educativo. Se realizan talleres creativos para estimular tanto a jóvenes escolares como a adultos al estudio de la urbanización y ayudarles a idear respuestas a problemas reales e imaginarios en la planificación de una ciudad. Al mismo tiempo, se sensibilizan en los aspectos estéticos de dicho desarrollo. Esto es especialmente importante, debido a la gran variedad de antecedentes culturales y religiosos de los habitantes de Jerusalem.

A través de este modelo, Jerusalem con sus 3,000 años de antigüedad, sirve como ejemplo vivo de vida moderna en las ciudades históricas.

Para mayores informaciones, contactarse con:

Modelo de Jerusalem en el Período del Primer Templo
Calle Boné Hajomá; esq. de Plugat Hakotel
Barrio Judío
Jerusalem 97500
Tel:972-2-6286288

Modelo del Antiguo Jerusalem
Holyland Hotel
Bait Vagan
Jerusalem 91023
Tel:972-2-6437777

Museo de la Historia de Jerusalem en la Torre de David
Puerta de Yafo
P.O.Box 14005
Jerusalem 91140
Tel:972-2-6274111

Centro Jerusalem para la Planificación en Ciudades Históricas
Municipalidad de Jerusalem
Complejo Municipal
Kikar Safra
Jerusalem 91007
Tel: 972-2-6297731
Tel: 972-2-629-7731

 
 
Press for print versionPrint version
  
Send To Friend
  
  
  
  
  
Share