Objetos Ceremoniales Judםos
Israel Ministry of Foreign Affairs
*

 Objetos Ceremoniales Judםos

3/4/2003

 RASGOS DE ISRAEL
 
     
Objetos ceremoniales judíos
 
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La población judía de Israel manifiesta una amplia diversidad de actitudes hacia la tradición y la observancia religiosa judía. Oscilando entre los ultra ortodoxos y los seculares, los israelíes varían grandemente en sus estilos de vida y en sus prácticas religiosas. Si bien sólo el 20% se adhiere estrictamente a todos los preceptos religiosos, la mayoría de los israelíes observa alguna combinación de costumbres judías, de acuerdo con sus preferencias personales y sus tradiciones étnicas o familiares.

Esta amplitud de creencias y hábitos se afirma en los objetos ceremoniales judíos - algunos de los cuales se encuentran incluso en hogares absolutamente no observantes y otros, sólo en las familias más observantes. Para algunos, dichos objetos son parte indispensable de los rituales de la vida, mientras que otros simplemente admiran su belleza, su artesanía y su significado histórico.

A pesar - y quizás precisamente por eso - de la prohibición de hacer imágenes, el judaísmo ha desarrollado una gran variedad de objetos ceremoniales que adornan tanto la sinagoga como el hogar. La belleza era alabada por los rabinos de comienzos de la Era Común, quienes dieron forma a las prácticas y los objetos ceremoniales judíos; en uno de esos contextos (la Fiesta de los Tabernáculos) la búsqueda de la belleza es considerada un mandamiento bíblico.

Los objetos ceremoniales pueden estar hechos de greda, piedra, bronce, peltre, porcelana, vidrio, plata y oro, así como de lana, tela, pergamino y otros materiales. Para diferenciarlos del grabado de imágenes, evitan toda similitud con la figura humana.

Los objetos que se describen a continuación se pueden encontrar en sinagogas y hogares. Todos están destinados al uso, y por lo general son utilizados en forma regular incluso si se consideran parte de la herencia familiar.

La Mezuzá

La Biblia ordena dos veces a los judíos (Deut. 6:9 y 11:20) "y las escribirás [las palabras de Dios] en las jambas de las puertas de tu casa y en los portales de la ciudad".

La palabra hebrea para jamba, mezuzá, ha pasado a ser el nombre del objeto mismo, la mezuzá (pl. Mezuzot), un rectángulo de pergamino en el que están inscritos los pasajes bíblicos relevantes (Deut. 6:4-9 y 11:13-21). En su reverso aparece la palabra SHADAI, uno de los Nombres de Dios y acrónimo de Shomer Dlatot Israel - "protector de las puertas de Israel". El pergamino está enrollado y colocado diagonalmente en la jamba derecha de todas las habitaciones, excepto los baños.

Para proteger el pergamino, éste es colocado en una ranura que se realiza en la jamba, y cubierto con vidrio, o colocado en una caja, que puede ser simplemente de plástico, aunque también se usan formas y materiales artísticos.

Ejemplos de ranuras en las jambas pueden observarse en los antiguos barrios judíos en Israel, como las Ciudades Viejas de Jerusalem y Hebrón. Hay judíos que acostumbran también llevar una mezuzá colgando al cuello.

La más antigua evidencia material de esto es un pergamino de mezuzá encontrado en Qumrán, donde vivió una secta judía en el siglo I AEC. Hoy en día, se pueden encontrar mezuzot en la mayoría de las jambas de las puertas de Israel. Algunas personas habitualmente tocan la mezuzá al pasar y se besan los dedos.

Las mezuzot son revisadas dos veces cada siete años debido al deterioro natural y muchos judíos las revisan o reemplazan cuando se ven afligidos por pesares personales o colectivos.

La comida en Shabat

A pesar de ser observado en diferente grado por cada familia, el Shabat (sábado) es el día de descanso oficial de Israel. Para los judíos observantes, el Shabat implica una variedad de rituales relacionados con la especial santidad del día, que han dado lugar a una serie de objetos ceremoniales.

En muchos hogares, el día de descanso es recibido poco antes de la puesta del sol el viernes con el encendido de velas por parte de la dueña de casa. Dos o más velas son encendidas en candelabros que a veces son extremadamente ornamentados y por lo general de valor. Las velas son colocadas a la vista, sobre la mesa de Shabat. La comida en Shabat es precedida por el kidush (santificación del vino), para el cual se emplean copas con o sin platillos. Las "copas de kidush" son preciados regalos y herencias; por lo general tienen grabado el nombre de quien las recibe, así como de la ocasión en la que fueron otorgadas.

La comida en sí es consagrada con dos panes de Shabat (jalá, pl. Jalot), que están cubiertas mientras se recita el kidush. Esto ha creado hermosas coberturas de jalá bordadas. El cuchillo empleado para cortar la jalá frecuentemente tiene un mango labrado con inscripciones tales como "Reservado para el Sagrado Shabat".

Al término del Shabat, para la havdalá ("división", en hebreo, una breve ceremonia que marca el fin del Shabat y el comienzo de una nueva semana), se emplean tres objetos ceremoniales: una vela trenzada, una caja de especias y una copa. Puede ser usada la copa de kidush, pero en muchos hogares hay un juego separado para la havdalá, con cajas de especias con forma de torres en miniatura con puertas corredizas o de bisagras. Los objetos para el kidush y para la havdalá son generalmente de oro y plata.

Fiestas y festividades judías

Las festividades judías, con sus ceremonias, sus comidas especiales y sus festivos encuentros familiares, son ampliamente celebradas en Israel. Para los más observantes, estos eventos especiales implican elaboradas costumbres, pero algunas tradiciones de estas fiestas son cumplidas incluso por los no observantes. Algunos objetos relacionados con las festividades se encuentran, por lo tanto, también en los hogares seculares.

El más básico de los objetos ceremoniales usados para las festividades es una lámpara de Janucá (janukiá), un candelabro con nueve brazos en hilera para velas de cera o vasitos para el aceite de oliva. Ocho brazos se usan para la ceremonia; el noveno está más alto o separado y se emplea para encender los otros ocho. Las Janukiot pueden ser hechas de cualquier material no inflamable, desde metales preciosos a cobre y madera. Los escolares generalmente fabrican sus janukiot al avecinarse la fiesta.

Para el Séder de Pesaj (el relato ceremonial del Exodo), se usa una gran bandeja. En su versión más elaborada, la "bandeja del Séder" - de porcelana o de plata - tiene compartimentos separados para los alimentos que el ceremonial exige, cada uno de ellos simbólico de un aspecto de la esclavitud y liberación de los israelitas. Algunas bandejas de Séder tienen tres pisos, para colocar las tres matzot (sing. Matzá - pan ácimo, en recuerdo del pan horneado por los israelitas durante el Exodo de Egipto). Cada matzá es cubierta y descubierta alternadamente durante el Séder; para esta finalidad se emplean diversos paños bordados.

Poco antes de Sucot (la Fiesta de los Tabernáculos), las familias adquieren un juego de las "cuatro especies" - una rama de palmera, ramas de mirto, ramas de sauce y un citrón - que se utilizan durante los siete días de la fiesta en las oraciones de gracias y en las ceremonias. La pura belleza de estos ítems es considerada parte de la observancia del precepto de las "cuatros especies", especialmente respecto al citrón, un fruto cítrico que es cultivado, cosechado y vendido bajo estrictas condiciones. Se ha desarrollado una elaborada literatura respecto a las características requeridas de las cuatro especies y su precio puede llegar a varios cientos de dólares. Las cajas especiales que se emplean para el citrón pueden ser de modelos funcionales y / o ornamentados, de todo tipo de materiales; los demás ítems se guardan generalmente en sobres utilitarios.

La sucá misma (el tabernáculo, pl. Sucot) es un objeto ceremonial, un "hogar" ceremonial en el que la familia come y los varones pueden dormir durante la semana de la fiesta. Se la fabrica de paredes de madera o de tela y es techada con ramas, la sucá es muy decorada por dentro. Las decoraciones más comunes son ilustraciones sobre el tema de figuras bíblicas a quienes la familia "invita" a su tabernáculo. En la actualidad se emplean sucot reusables, algunas de las cuales incluyen techos de paja.

 
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Objetos personales

Para los observantes, el ceremonial religioso es parte de la vida cotidiana y requiere objetos ceremoniales personales. Dichos objetos son diferentes para los hombres y las mujeres y de hecho se aplican principalmente a los varones porque los requisitos del ritual personal se centran en ellos.

El solideo (kipá en hebreo) es el indicador externo de un judío ortodoxo. No implica ninguna santidad y puede ser tejido a crochet con diseños, motivos religiosos y (en el caso de los niños) el nombre de quien lo usa. Por lo general es usado por los varones seculares en ceremonias religiosas.

Dos tipos de vestido con flecos son usados por los varones. El más conocido es el talit (pl. Talitot), taled o manto de oraciones - un manto rectangular del tamaño de una frazada con flecos (heb.: tzitzit) en sus extremos, como se ordena en Números 15:38-41. Los talitot generalmente son blancos y están hechos de lana, algodón o seda. Muchos tienen franjas, la mayoría negras, o azules. Los flecos son hechos de cuatro hebras comunes anudadas de acuerdo a una forma prescrita. Los talitot pueden tener alguna ornamentación en los extremos o en el cuello, donde hebras plateadas y / o una franja plateada crean un "collar", a veces bordado con las palabras de una de las bendiciones que se dicen al envolverse en el talit. El talit puede colocarse sobre los hombros o sobre la cabeza, a modo de capa.

En algunas comunidades los talitot no son usados por los varones solteros; en otras, adolescentes e incluso los niños los usan. El manto en sí no tiene ningún significado intrínseco, pero los flecos son considerados sagrados. Al recitar el Shemá Israel (la frase "Oye Israel, el Señor es nuestro Dios, el Señor es Uno", la recitación dos veces por día de la declaración de la unidad de Dios) en el servicio religioso matutino, los fieles juntan los flecos de los cuatro extremos y los besan al mencionarse la palabra tzitzit. Es costumbre enterrar a los varones judíos con sus talitot, de los cuales se han extraído los flecos.

El segundo tipo de atavío con flecos es el talit katán ("pequeño talit"), usado por adultos y niños a partir de los tres o cuatro años de edad. El propósito de esta ropa interior sin mangas es observar el mandamiento de usar flecos durante todas las horas del día.

La Biblia (Exodo 13:16; Deut. 6:4-9 y 11:13-21) ordena a los varones a atar las palabras de Dios en su frente y en sus brazos, y este precepto se cumple literalmente al colocarse los tefilín: un par de cajas en formas de cubo de cuero negro, montadas sobre bases, que contienen los pasajes relevantes escritos en pergamino. Se atan con correas de cuero negro al brazo y a la cabeza. La colocación de tefilín comienza a los 13 años de edad. Los tefilín se usan durante la oración matutina de los días hábiles, con algunas excepciones.

Se los trata con mucho respeto y no deben caerse o llevarse a lugares impuros.

Flavio Josefo (siglo I EC) informó que los judíos se colocaban tefilín, y fragmentos de ellos fueron encontrados en las cavernas de la zona del Mar Muerto. El término hebreo tefilín frecuentemente es traducido erróneamente como filacterias, el término griego para "amuleto", según se menciona en el Nuevo Testamento (Mat. 23:5). No obstante, los judíos no los consideran como tal.

Los objetos ceremoniales de las mujeres están asociados con el matrimonio. Las bodas se llevan a cabo debajo de una jupá, una canopia sujeta por cuatro palos, colocada generalmente al aire libre y apoyada por amigos de los novios. La ceremonia nupcial frecuentemente se denomina "la jupá". El contrato de matrimonio, la ketubá (pl. ketubot) establece las obligaciones del marido hacia su esposa, sea desde el punto de vista financiero y en las otras áreas de la vida. Preparada y firmada ante testigos poco antes de la ceremonia nupcial, la ketubá es guardada por la mujer. Por muy prosaicas que sean las ketubot, generalmente son decoradas de diversos modos, a veces en forma muy elaborada. Durante siglos, las ketubot fueron hechas en pergamino y han sido decoradas con brillante colorido y con símbolos judíos.

En la Sinagoga

Las sinagogas varían de edificios comunes e incluso habitaciones (en Israel los refugios antiaéreos frecuentemente son empleados para tal fin) hasta magníficos salones. El principal objeto ceremonial es el Arca Sagrada, que puede tener la forma de un simple armario de madera, o de uno ornamentado. El Arca por lo general está en alto, su acceso es a través de una escalera y está decorada con ilustraciones de los Diez Mandamientos.

El Arca está adosada o empotrada en la pared que da hacia Jerusalem. Tiene una cortina bordada o decorada, por lo general de pesado terciopelo, o puertas de madera decoradas. Una sinagoga puede tener varios juegos de cortinas para el Arca: lisas para los días de semana, decoradas para Shabat y Fiestas, blancas para las Altas Festividades.

El objeto ceremonial más importante es el rollo de la Torá, el Pentateuco, que relata la historia del pueblo judío y difunde los mensajes universales del monoteísmo y del comportamiento ético. Se lo guarda constantemente en el Arca, salvo para la lectura pública. El rollo, formado de grandes trozos de pergamino cosidos juntos, puede llegar a una altura de hasta 80 cm. Está montado en dos varas de madera para enrollarlo, levantarlo y portarlo. En la costumbre ashkenazí (europea), las manillas de estas varas están cubiertas generalmente por coronas o remates de algún metal fino. La Torá está atada con una faja, lisa o bordada, que se desata solamente cuando se lee en público, y está protegida por una funda, por lo general bordada. Un pectoral, recuerdo del que usaba el Sumo Sacerdote, cuelga desde las manillas sobre la funda. En las comunidades mesorientales (sefardíes) el rollo de la Torá es colocado en una caja cilíndrica, barnizada y decorada, y por lo general envuelta con una faja. La mayoría de las cajas son de madera, pero existen también modelos en plata y en oro.

El rollo de la Torá es tratado con la máxima reverencia aunque, por supuesto, no es adorado. Al igual que los tefilín, no debe ser dejado caer, ni debe ser llevado a un lugar impuro. El pergamino del rollo de la Torá no se toca excepto cuando es absolutamente necesario. El lector se ayuda de un puntero de madera o de plata que tiene en su extremo una mano con el índice extendido.

Las sinagogas pueden tener rollos adicionales; los más comunes son El Cantar de los Cantares, Rut, Eclesiastés y Ester, que se leen públicamente en Pésaj, Shavuot (Pentecostés), Sucot y Purim, respectivamente. Algunas sinagogas tienen un arca separada con los rollos de los libros bíblicos de los que se leen las haftarot, las lecturas públicas suplementarias en Shabat y fiestas. El rollo que más comúnmente se encuentra, después de la Torá es el de Ester, que cuenta el relato de Purim. Dado que no menciona el nombre de Dios, es de menor santidad que los demás rollos y se encuentra en muchos hogares. Se lo mantiene en una caja hecha de madera, plata u otros materiales.

Una lámpara ornamental, símbolo de la "luz eterna" en el Templo de Jerusalem, se coloca frente al Arca. Las sinagogas pueden funcionar perfectamente sin esta lámpara, y muchas sinagogas en Israel carecen de ella.

Los objetos ceremoniales en la sinagoga incluyen un shofar (pl. Shofarot), un cuerno de carnero que se hace sonar al término de los servicios matutinos durante el mes anterior a Año Nuevo (Rosh Hashaná), en Rosh Hashaná mismo y en el Día del Perdón (Yom Kipur). Los shofarot por lo general no son ornamentados, pero pueden estar grabados siempre que la boquilla permanezca intacta.

Las paredes de la sinagoga están adornadas con diversos objetos. Uno de ellos es el Shiviti, una representación del Salmo 16:8 - "A Dios he puesto [heb. Shiviti] siempre delante de mí". Otros objetos son noticias de la sinagoga y una señal indicando la dirección de Jerusalem.

Muchas sinagogas cuentan con un sillón alto muy labrado y ornamentado que permanece vacío durante la ceremonia de la circuncisión, que se realiza a los varones de ocho días de edad. Este mueble es conocido con el nombre de la "Silla de Elías" en base a Malaquías 3:1, donde el profeta Elías es llamado "el ángel del pacto" - brit en hebreo, que también quiere decir circuncisión.

Cuidado y desecho de los objetos ceremoniales

Los objetos ceremoniales judíos son usados en forma regular, y por lo tanto sufren de desgaste. La escritura sobre el pergamino se desvanece, el cuero de los tefilín se resquebraja. Los flecos de los talitot se gastan, y los libros, especialmente los utilizados en la sinagoga, se desarman.

Dichos objetos son reverenciados, y requieren de un tratamiento especial cuando ya no pueden seguir en uso. Junto con cualquier otra cosa que lleve el nombre de Dios, son colocados en un receptáculo especial llamado guenizá (archivo). Cuando la guenizá está llena, su contenido recibe un entierro ritual.

 
 
Press for print versionPrint version
  
Send To Friend
  
  
  
  
  
Share